jueves, 26 de enero de 2012

España, la frecuencia de sequías extremas podría aumentar un 15% a mediados de siglo

España - Un equipo de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) ha diseñado un nuevo método para calcular la tendencia de periodos de sequía. Los primeros resultados apuntan a que en 2050 podría producirse un aumento de un 15% con respecto a 1990 en las sequías de la cuenca del río Segura.
A principios de 2011, los embalses españoles estaban ocupando, de media, un 77,83% de su capacidad. Sin embargo, la falta de lluvias durante el último curso ha reducido esta media hasta el 62,01%. La sequía a la que cíclicamente está sometido nuestro país es una de las principales preocupaciones para los empleados en actividades agrícolas, que utilizan en el campo hasta un 80% del agua almacenada en un embalse.
Un nuevo estudio de la Universidad Politécnica de Cartagena ha combinado los datos observados con los resultados de modelos climáticos regionales de última generación para calcular con detalle los períodos de longitud máxima de las sequías. Los resultados de este trabajo, aplicados a la cuenca del río Segura, muestran “una notable intensificación de los periodos de sequía transcurridos desde la década de los 80 en adelante”, según explica a SINC Sandra García Galiano, una de las autoras del trabajo.
Para García Galiano y su equipo, del grupo de I+D+i de Recursos Hídricos de la UPCT, “las cuencas semiáridas como la del Segura son vulnerables a la variabilidad de las precipitaciones, lo que crea incertidumbres en las actividades agrícolas”. El objetivo de su estudio es “profundizar en el conocimiento sobre las tendencias plausibles de eventos de sequías para que, con esta información, se pueda alcanzar un mejor balance entre las medidas de adaptación y mitigación”.
La principal novedad en el trabajo de la UPTC es la utilización de una nueva metodología, basada en combinaciones de modelos climáticos regionales, aplicando una modelización GAMLSS, siglas de Generalized Additive Models for Location, Scale and Shape. García Galiano justifica la elección en que las técnicas de análisis de frecuencia tradicional fallan a la hora de captar la variabilidad de los eventos extremos como las sequías. En palabras de la investigadora, “el carácter no estacionario de las series hidrometeorológicas, basado en cambios climáticos y antropogénicos es la principal crítica que se hace a los métodos de frecuencia tradicionales”.
Además de analizar los datos observados, el uso de los modelos climáticos ayudó a identificar tendencias de sequía para el futuro, incluyendo en estas previsiones una gran variabilidad de factores. Teniendo en cuenta esta variabilidad, “se espera un incremento del 15% de sequías extremas en cuencas de cabecera para el año 2050 respecto a 1990”, afirma la investigadora.

Fuente Agencia Sinc

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG