domingo, 29 de enero de 2012

Los sapos, especie en extinción por los agroquímicos y la falta de agua

Los sapos, especie en extinción por los agroquímicos y la falta de agua - “Cada vez hay que salir más del radio urbano para encontrarlos”, sostiene Jennifer Ibarra de Fundación Cullunche. La explicación al  fenómeno hay que buscarla en la falta de agua en las acequias y que la que circula suele estar contaminada ya que la gente y las industrias tienen la costumbre de arrojar todo tipo de desechos a sus cauces.

Pero hay un factor determinante: el uso de agroquímicos.

Marcos Persia, ingeniero agrónomo especialista en Agroecología y Biodinámica detalla que a nivel global, hay varias especies de reptiles, anfibios y peces muy amenazadas que tienen problemas de reproducción por los niveles de contaminación y que también afecta a los humanos.
En Mendoza, se da la particularidad de la invasión del espacio urbano y de una fuerte contaminación del agua a lo cual hay que sumar que en general el ambiente natural de la provincia no es muy propicio para el sapo, salvo en torno de algunos espejos de agua. En definitiva cada vez hay menos agua disponible y los cauces están contaminados.
Ibarra hace hincapié en que “se habla mucho del derroche de agua y de la megaminería, pero muy poco del uso de agrotóxicos y sus consecuencias, los cuales se usan de manera desmedida y respecto de lo cual no hay controles”, apunta Ibarra. Esto sucede en toda la zona periurbana donde todavía se cultiva, como en algunos lugares de Guaymallén y Maipú.

Alarma natural

Aunque haya gente que se crispa ante la presencia del pequeño anfibio, los especialistas explican que su desaparición indica que algo no está del todo bien. Ocurre que es lo que se denomina un “indicador biológico”, su presencia o ausencia es un signo del estado del hábitat. Al igual que los peces y otros reptiles son muy sensibles a los tóxicos por lo cual ante su presencia son los primeros en desaparecer; en ese contexto, hay que interpretar que los humanos también estarán expuestos a ellos aunque sean más resistentes y no manifiesten consecuencias inmediatas.
Pero allí no termina todo: Persia especifica que la desaparición de algún eslabón de la diversidad implica una modificación en la población de otras especies. En el caso del sapo se produce un desequilibrio en la cantidad de insectos con lo cual, especialmente moscas y mosquitos ya no tienen predador. A esto hay que sumar que ciertas actividades humanas favorecen su reproducción.
Para los especialistas, el uso de los agroquímicos tiene una influencia directa sobre esta situación ya que alteran su capacidad reproductiva y matan a los renacuajos.
“Los cauces quedan contaminados cuando en las fincas que riegan por surco el agua arrastra los restos de estas sustancias y los llevan a otros lugares, contaminando incluso las acequias”, grafica Persia.

Fuente Losandes.com.ar

1 comentario :

MAS NOTICIAS EN EL BLOG