viernes, 30 de marzo de 2012

Turismo Ecológico en Brasil

Turismo Ecológico en Brasil - El ecoturismo en la selva amazónica es una fascinante aventura por la mayor selva del mundo, un reducto para la ecología mundial que se encuentra en peligro y que las actividades de turismo ecológico contribuyen a sustentar, tanto por la concientización que fomentan en viajeros y pobladores locales, como por los ingresos que generan y que ayudan a preservar este valiosísimo patrimonio mundial.
El estado de Amazonas tiene increíbles bellezas naturales para ofrecer además de la riqueza cultural que sus pueblos indígenas encierran. Manaos, la capital del estado, está perfectamente equipada para recibir a viajeros de todo el mundo y brindarles las comodidades y la información que requieren para una recorrida sustentable por la selva amazónica.
Si bien Manaos cuenta con una buena infraestructura turística, las rutas de acceso a la ciudad, tanto como a la selva son precarias y el acceso a la zona debe realizarse por vía fluvial o aérea.
El estado de Amazonas no sólo tiene la mayor selva, sino que también sirve de santuario a la mayor cantidad de etnias aborígenes de Brasil, algunas de ellas han logrado permanecer casi completamente aisladas. Estas tribus contienen un rico patrimonio cultural que debe conservarse y que el ecoviajero tiene la oportunidad de conocer en su recorrida por la selva.

Actividades de ecoturismo en la selva amazónica


Amazonas recibe durante el mes de junio unos cien mil viajeros que acuden para asistir a la mayor muestra de cultura indígena de Brasil, el desfile de folclore que combina las diversas leyendas indígenas, un paseo imperdible para aquellos ecoturistas interesados en los aspectos culturales y antropológicos del Brasil.
Entre los servicios que Amazonas ofrece para el turismo ecológico están las recorridas por la selva, paseos en barco, alojamiento en hoteles en plena selva. Uno de los principales es el Encuentro de las Aguas, un fenómeno natural que ocurre a uno s10 kilómetros de Manaos, en el encuentro entre las aguas negruzcas del Río Negro y las aguas marrones del Río Solimoes. Por un trecho de 6 kilómetros, las aguas de ambos ríos corren una junto a la otra sin mezclarse y van a desembocar en el nacimiento del Río Amazonas. Este singular espectáculo tiene su causa en la diferencia de densidades, temperaturas y velocidades de las aguas de uno y otro río. En este recorrido también pueden observarse dos especies de delfines, los delfines rosados y los delfines Tucuxi.
Las visitas a la selva ofrecen diversas opciones de acuerdo a los intereses de los viajeros, desde las excursiones de un día, las cortas estadías en un refugio agradable, hasta viajes que pueden durar semanas en alojamientos rústicos o acampando en medio de la selva o a bordo de una embarcación.
Las excursiones por la selva siempre incluyen un guía especializado que ofrece información sobre flora y fauna, visitas a algunas viviendas caboclas y observación de aves y delfines de agua dulce.
La selva amazónica posee una temperatura media anual de 31ºC. Su riqueza biológica permite observar hasta 300 tipos de diferentes especies vegetales en un área de dos kilómetros cuadrados, además de la gran variedad de insectos, aves y primates. En el río Amazonas se han encontrado más de mil especies de peces diferentes. Esta inmensa biodiversidad hace de cualquier paisaje de esta selva una experiencia inolvidable y valiosa.

Fuente Viaje a Brasil

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG