miércoles, 4 de abril de 2012

Energía eólica y su impacto sobre las aves

Energía eólica y su impacto sobre las aves - La producción de energía, incluida la procedente de fuentes renovables, no está exenta de ciertas consecuencias potencialmente peligrosas para la conservación de la naturaleza, por lo que existe la necesidad de equilibrar los riesgos y los beneficios y minimizar cualquier efecto medioambiental adverso. Las colisiones, las molestias que ocasionan los aerogeneradores, las barreras que impiden la movilidad y la destrucción de hábitat son para SEO/BirdLife los principales efectos negativos de los parques eólicos sobre las aves.
El coordinador de Conservación de SEO/BirdLife, Juan Carlos Atienza, afirma que cuando se trabaja con estadísticas es imposible saber el número exacto, pero a su juicio, la muerte de rapaces por las eólicas oscila entre esas cifras (6/18 millones) aunque él asegura estar más cerca del rango inferior que del superior. 
Numerosos estudios indican que los principales efectos negativos de los parques eólicos sobre las aves son las colisiones con las aspas en movimiento, con la torre o con las infraestructuras asociadas, como las líneas eléctricas de evacuación, son causas de mortalidad directa. Por su parte los rotores pueden causar lesiones debidas a las turbulencias que producen. Por otra parte, los aerogeneradores suponen unas molestias que comportan que las aves los eviten e incluso pueden provocar que eludan utilizar toda la zona ocupada por el parque eólico.
Si las aves son desplazadas de sus hábitats preferentes por esta causa y son incapaces de encontrar lugares alternativos, puede disminuir su éxito reproductor y su supervivencia. Además, los parques eólicos suponen una barrera para la movilidad de las aves, ya que fragmentan la conexión entre las áreas de alimentación, invernada, cría y muda. Los rodeos necesarios para esquivar los parques eólicos provocan un mayor gasto energético que puede llegar a mermar su estado físico.
Las especies más afectadas pero en las que también resulta más fácil contabilizar su muerte son las de tamaño grande (como el de una paloma o más), pero en el caso de las aves pequeñas los especialistas se encuentran con un problema añadido: en las 24 horas primeras de la muerte, el 25 % de los cadáveres desaparecen sin dejar rastro por las especies carroñeras.
"Muchos conservacionistas piensan que todos los generadores de los parques causan la misma mortalidad, lo que significa que cada molino en España mata entre 1 y 3 aves por día y eso es imposible" explicó a EFEverde el biólogo y consultor ambiental, Álvaro Camiña.
"Si ese error en los estudios a pie de parque no se estima, se pueden elaborar datos que no se ajustan a la realidad", agregó.
Camiña asegura que para obtener datos fehacientes hay que trabajar con estimaciones diarias reales a pie de campo y valorar las cifras de cada ubicación.
"Un 10 % de los aerogeneradores, por ejemplo, causa entre el 50 y 60 % de la mortalidad de los buitres leonados en España, la solución pasaría por analizar cada especie, ver cómo vuela y cuáles son sus hábitos además de analizar la ubicación y características exactas de cada molino"
Desde la SEO/Birdlife subrayan que no se trata de alarmismo ni de cargar contra la energía eólica, que ellos apoyan, sino saber que los parques eólicos en sí son peligrosos para las aves y que esas cifras se pueden reducir porque se cuenta con medios para ello.

Fuente EFE Verde y SEO/BirdLife

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG