martes, 3 de abril de 2012

La minera Doe Run Perú tendrá que cumplir con sus obligaciones ambientales

La empresa minera Doe Run Perú (DRP), de capital norteamericano, tendrá que cumplir con sus obligaciones ambientales para reiniciar sus operaciones en la ciudad de La Oroya, una de las más contaminadas del mundo, según afirmó hoy el ministro del Ambiente de Perú, Manuel Pulgar Vidal.
El ministro del Ambiente de Perú, Manuel Pulgar Vidal, afirmó hoy que la empresa minera Doe Run Perú (DRP), de capital norteamericano, tendrá que cumplir con sus obligaciones ambientales para reiniciar sus operaciones en la ciudad de La Oroya, una de las más contaminadas del mundo. En la foto de archivo,  panorámica de La Oroya, departamento de Junín, sede de la principal fundición metalugica del Perú, operada por DRP. EFE/Paolo Aguilar.
"Cualquier reestructuración de la empresa es posible porque siempre es factible reestructurar, (pero) pasa por el cumplimiento de las exigencias ambientales", enfatizó el ministro del Ambiente, en una rueda de prensa.
El ministro también remarcó que el Gobierno de Ollanta Humala ha rechazado con claridad una solicitud de arbitraje interpuesta por la empresa del magnate norteamericano Ira Rennert, según ha informado EFE Verde.

La Oroya

San Jerónimo de la Oroya, antes Villa de la Oroya, es una ciudad de la parte central del Perú, capital de la Provincia de Yauli, Departamento de Junín.
Está situado a 3750 msnm en la vertiente oriental de la Cordillera de los Andes, al margen del Río Mantaro, a unos 176 km al noreste de la capital peruana Lima. Está enclavado en las estribaciones orientales de la Cordillera de los Andes. Debido a la ubicación en la puna andina y por su gran altitud (3750 msnm), el clima es frígido y lluvioso. Posee una superficie total de 388,42 km².
Doe Run Perú paralizó en 2009 las operaciones del complejo metalúrgico de La Oroya, a 185 kilómetros al este de Lima, tras afrontar serios problemas de financiación.
A partir de ese momento, los cientos de trabajadores de la empresa reciben un porcentaje de su sueldo, mientras que organizaciones sociales y ambientalistas han denunciado los repetidos intentos de la empresa de postergar la aplicación de los planes de control de la contaminación con plomo en La Oroya.
En enero pasado se anunció que el complejo metalúrgico volvería a funcionar bajo la administración de Doe Run, tras una decisión de la Junta de Acreedores, que acordó que la empresa debería respetar y garantizar los derechos de los trabajadores, que suman 3.500, así como la política ambiental del Estado.

Doe Run Perú (DRP)

Doe Run Perú opera el Complejo Metalúrgico de La Oroya desde 1997, y la mina Cobriza, en la región Huancavelica, desde 1998. Su visión es mejorar la calidad de vida siendo el proveedor preferido a nivel mundial de productos metálicos Premium y servicios asociados. Provee a un mercado global Cobre, Plomo, Zinc, Plata, Oro, Indio, Bismuto, Selenio, Telurio, Antimonio y subproductos como Sulfato de Zinc, Acido Sulfúrico, entre otros.
A partir de la crisis financiera internacional, la minera redujo sus operaciones al mínimo aduciendo que no tenía recursos suficientes, después de que se le suspendiera un crédito de un conjunto de bancos extranjeros.
La firma fue expulsada luego de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (Snmpe) por no completar su Programa de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA), un compromiso que ha avanzado desde 2006 en poco más del 50 % y aún requiere de una inversión de unos 160 millones de dólares para finalizar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG