martes, 29 de mayo de 2012

"Beryl" se degrada a depresión tropical pero sigue dejando intensas lluvias en el sudeste de EE.UU

La tormenta tropical "Beryl" perdió intensidad ayer lunes y se degradó a depresión tropical, pero siguió dejando intensas lluvias en zonas del sudeste estadounidense, especialmente Georgia y la Florida.
El fenómeno climático trajo agua muy necesaria a una región azotada por la sequía.
La tormenta tocó tierra en las primeras horas del lunes cerca de la playa de Jacksonville, en Florida, con vientos cercanos a la fuerza de un huracán de 113 kilómetros (70 millas) por hora, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes.
Luego del mediodía del lunes, los vientos sostenidos cayeron a 55 kilómetros (35 millas) por hora, lo que ocasionó que los meteorólogos la degradaran y cancelaran todas las advertencias de tormenta menos de 11 horas después de que el meteoro tocara tierra.
La doctora en Teología Joyce Connolly, de Hurricane, Virginia Occidental, llegó a la playa de Jacksonville por el día feriado del Día de los Caídos y para la graduación del Seminario Teológico de Jacksonville. Connolly dijo que había estado siguiendo, junto con sus hijas, los pronósticos sobre Beryl, pero pensó que estaría todo bien.
"Definitivamente cambió nuestras vacaciones con circunstancias desafortunadas que no son felices, pero uno debe vivir con eso", dijo Connolly.
Lluvias torrenciales bañaron los 169 kilómetros (cien millas) de costa de Georgia, donde grupos de veteranos desafiaron al clima mientras seguían adelante con las conmemoraciones tradicionales en cementerios por el Día de los Caídos. En el histórico cementerio de Bonaventure en Savannah, donde había planes para los veteranos con pequeñas banderas estadounidenses en cada lápida, la lluvia se detuvo mientras llegaban unas cien personas.
"Cuando nos alistábamos, tenía una camisa diferente y quedé empapado. Mis calcetines y ropa interior probablemente también estaban mojadas", dijo Jim Grismer, comandante del destacamento 135 de la Legión Americana en Savannah. "Había mucha gente tratando de convencerme de que me refugiara, pero dije, entonces no puede haber el saludo con disparos al aire y el izamiento de la bandera".
Viajes a la playa, festejos en los jardines traseros de viviendas y observancias en cementerios por el Día de los Caídos en las Guerras recibieron fuertes lluvias en el sureste de Georgia y el norte de Florida.
Los salvavidas en las playas mantuvieron a los bañistas alejados del océano debido a las peligrosas corrientes de resaca de Jacksonville a la isla Tybee, la playa pública más grande de Georgia 225 kilómetros (140 millas) al norte.
Skip Sasser, quien supervisa a los salvavidas de la isla como jefe de bomberos, dijo que el número de personas en la playa fue inusualmente bajo para un fin de semana feriado. Se prohibió a los bañistas internarse en el océano por segundo día consecutivo.
"Ha estado lloviendo intermitentemente, por lo que ha ahuyentado a muchos de ellos", dijo Sasser. "Hubo mucho tránsito esta mañana de personas que se dirigían al oeste desde Tybee".
Además de arruinar los planes de fin de semana feriado, la lluvia fue recibida con beneplácito en la costa de Georgia por proporcionar cierto alivio tras la persistente sequía. De acuerdo con la oficina climatológica del estado, desde el 1 de mayo, la lluvia registrada en Savannah fue 38 centímetros (15 pulgadas) menos de lo normal para los últimos 12 meses.

Fuente Agencia AP

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG