lunes, 28 de enero de 2013

Científicos estadounidenses buscan información en el fondo de un lago subterráneo de la Antártida

Foto: WISSARD PROJECT
Científicos estadounidenses han conseguido llegar hasta un lago subterráneo de la Antártida, taladrando casi un kilómetro de profundidad bajo el hielo. Al igual que otros proyectos de estas características, el objetivo de este proyecto es recoger muestras y estudiar los efectos del clima a lo largo de la historia del planeta.
Los científicos de esta misión, que se está llevando a cabo en el lago Whillans en el extremo sureste del Mar de Ross, han informado de que, este domingo, los sensores de su sistema de perforación habían detectado un cambio de presión, lo que determina que se ha llegado hasta el lago. Posteriormente, se ha enviado una cámara para corroborarlo.
Según se explica en la página web oficial de esta misión (www.wissard.org), para llevar a cabo este proceso, el equipo ha estado utilizando un taladro de agua caliente de 30 centímetros de diámetro. Ahora, una vez comprobado que el agujero es seguro, se bajarán varias herramientas de muestreo y sensores hasta el lago, para estudiar sus propiedades.
Algunas de las muestras que se van a recoger se evaluarán 'in situ', en laboratorios temporales instalados en la zona de operaciones, mientras que otros serán devueltos a universidades asociadas para un análisis más extenso.

Estudiando la Antártida

El proyecto del lago Whillans es solo uno de una serie de este tipo de iniciativas que tratan de investigar los lagos que existen bajo el hielo de la Antártida. En diciembre, un equipo británico abandonó sus esfuerzos en el lago Ellsworth, tras numerosas dificultades técnicas. Mientras, expertos rusos ya han tomado muestras del lago Vostok que actualmente se encuentran en estudio.
Según estudios realizados anteriormente, se cree que existen más de 300 grandes cuerpos de agua subterránea en el continente blanco. Algunos de los lagos están conectados, e intercambiarán agua. Sin embargo, algunos pueden estar completamente aislados, en cuyo caso el agua podría haber permanecido en el mismo lugar desde hace miles de años.
Eso significa que probablemente existan en ellos microorganismos desconocidos para la ciencia moderna. La intención de los científicos con estos proyectos es estudiar estos sistemas hidrológicos que han sido "zonas vírgenes" desde hace miles de años y, así, determinar cómo ha influido el cambio climático en el planeta.
Además, estos entornos de hielo subterráneo también puede ayudar a determinar la habitabilidad de algunos cuerpos en el Sistema Solar, como la luna de Júpiter, Europa, o la de Saturno, Encelado. Ambos tienen grandes volúmenes de agua líquida enterradas bajo sus cortezas heladas.

Fuente Europa Press

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG