martes, 29 de enero de 2013

Descubren 24 nuevas especies de moscas de las flores en América Central y del Sur

La bióloga María Ángeles Marcos-García, en la foto, se ha adentrado en áreas boscosas tropicales en las que los estudios de insectos son escasos. Imagen: CIBIO-Universidad de Alicante
Un trabajo desarrollado durante diez años en bosques americanos ha dado como resultado la descripción de 24 nuevas especies de insectos del género Quichuana, también conocidos como ‘moscas de las flores’.
Este género, del que hasta ahora se conocían otras 24 especies, pertenece a la familia de los sírfidos, un grupo de aspecto similar a las abejas y las avispas, aunque de distinto orden taxonómico. El estudio se publica en la revista Zoological Journal of the Linnean Society.
Según explica a SINC María Ángeles Marcos-García, investigadora del Centro Iberoamericano de la Biodiversidad (CIBIO) de la Universidad de Alicante y una de las autoras de la investigación, las especies del género Quichuana “son poco conocidas porque viven en áreas boscosas tropicales en las que los estudios de insectos son aún escasos”.
En los últimos diez años se han realizado numerosos trabajos en estos bosques con el fin de “conocer y aportar datos útiles para apoyar medidas de conservación de estas áreas que albergan una biodiversidad tan alta”, indica la bióloga.

El doble de especies de Quichuana

Ejemplar adulto del género 'Quichuana'. Imagen: CIBIO Universidad de Alicante.
Fruto de estos estudios es el descubrimiento de estas 24 nuevas especies, que hace que se duplique el número de las especies conocidas de este género.
“Algunos ejemplares fueron capturados en su fase de adulto, mientras volaban, y otros se han recogido como larvas y posteriormente se han criado en nuestros laboratorios hasta obtener individuos adultos”, apunta la investigadora.
Así se ha podido saber que las larvas “viven en pequeños cúmulos de agua retenida en diversas partes de las plantas” y se ha podido “establecer la relación entre la especie de insecto y su medio vegetal de desarrollo”, añade.
El descubrimiento de esta relación entre el insecto y la planta es, según la autora, “especialmente importante para el establecimiento de medidas de conservación, tanto de estas especies como de otras con las que comparten su medio de desarrollo”.
Según la entomóloga, “los sírfidos están en prácticamente todos los ecosistemas terrestres y realizan funciones biológicas tan importantes como la polinización, el reciclado de nutrientes y el control biológico de plagas al alimentarse sus larvas de otros insectos dañinos para los cultivos o las plantas ornamentales, como por ejemplo los pulgones”.

Fuente Agencia Sinc

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG