jueves, 28 de febrero de 2013

Aquarius describe los cambios estacionales en la salinidad de nuestros océanos

Coloridas imágenes captadas por el instrumento de la NASA Aquarius, a bordo de una misión espacial argentina, describen los cambios estacionales en la salinidad de nuestros océanos: descargas de agua dulce brotan de la desembocadura del río Amazonas, una costura invisible divide el salobre Mar Arábigo de las aguas más dulces de la Bahía de Bengala, una gran aglomeración de agua dulce aparece en invierno en la parte oriental de la zona tropical del océano Pacífico.
Estos y otros cambios estacionales en los patrones de salinidad de los océanos se revelan a partir del análisis del primer año completo de mediciones de salinidad superficial captadas por el instrumento Aquarius de la NASA.
"Con un poco más de un año de datos, estamos ya viendo algunos patrones sorprendentes, especialmente en los trópicos", dijo el principal investigador de la misión Aquarius, Gary Lagerloef, del instituto Earth & Space Research de Seattle. "Vemos que algunas características evolucionan rápidamente con el tiempo."
Lanzado al espacio a bordo de la nave argentina Aquarius / Satélite de Aplicaciones Científicas (SAC)-D el 10 de junio de 2011, Aquarius es el primer instrumento de la NASA diseñado específicamente para estudiar desde el espacio el contenido de sal de las aguas superficiales del océano. Las variaciones en salinidad, las cuales tienen gran impacto en la circulación oceánica, están estrechamente relacionadas con el ciclo de agua dulce del planeta y proporcionan a los científicos valiosa información sobre cómo el cambio climático global está afectando los patrones de precipitación global.
El sensor de salinidad detecta la emisividad en la franja de microondas de los primeros 1 - 2 centímetros de la superficie del mar: una propiedad física que varía dependiendo de la temperatura y la salinidad de las aguas. El instrumento recoge datos en franjas de 386 kilómetros de ancho, siguiendo una órbita diseñada para obtener cada siete días una imagen completa de la salinidad de las aguas oceánicas libres de hielo del planeta.
La versión animada del primer año de datos obtenidos por Aquarius descubre un mundo de cambiantes patrones de salinidad. El Mar Arábigo, acurrucado junto el seco Oriente Medio, se muestra mucho más salobre que la vecina Bahía de Bengala, la cual recibe intensas lluvias monzónicas y desembocaduras de agua dulce provenientes del río Ganges. Otro gran río, el Amazonas, libera una descarga de agua dulce de gran tamaño que, o bien se dirige al este hacia África, o bien gira al norte hacia el Caribe, dependiendo de qué corriente marina estacional predomine.
Aglomeraciones de agua dulce, transportadas por las corrientes del océano desde zonas en el centro del Océano Pacífico donde se dan fuertes lluvias, se apelotonan junto a la costa de Panamá, mientras que el Mar Mediterráneo se distingue en los mapas de Aquarius como un mar muy salado.
Una de las características que se destacan con mayor claridad es una gran aglomeración de agua salubre en el Atlántico Norte. Esta zona, la más salada del océano, es análoga a los desiertos terrestres, donde se da muy poca lluvia y mucha evaporación. Una expedición financiada por la NASA, llamada Estudio Regional de los Procesos de Salinidad en la Superficie del Océano (SPURS, por sus siglas en inglés), viajó al lugar más salado del Atlántico Norte el pasado otoño para analizar las causas detrás de esta alta concentración de sal y a la vez validar las mediciones de Aquarius.
"Mi conclusión, tras pasar cinco semanas en alta mar y analizar cinco mapas semanales de salinidad provenientes de Aquarius mientras estábamos allí, es que, efectivamente, los patrones de variación de la salinidad vistos desde Aquarius y desde el barco eran similares," dijo Eric Lindstrom, científico del programa oceanografía física de la NASA y participante en la campaña de investigación SPURS.



Fuente Europa Press

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG