miércoles, 20 de febrero de 2013

Contaminación ambiental: China impondrá un nuevo impuesto a las emisiones de dióxido de carbono

Contaminación ambiental: China impondrá un nuevo impuesto a las emisiones de dióxido de carbono en el marco de la introducción de nuevas políticas fiscales destinadas a preservar el medio ambiente y la calidad del aire del país, después de que varias ciudades sufrieran el mes pasado la peor contaminación en años.
Según aseguró hoy el jefe de coordinación de Política Tributaria china, Jia Chen, en un artículo en la página web del Ministerio de Finanzas, el Ejecutivo chino impondrá "una tasa de protección medioambiental que sustituirá los pagos por el vertido sustancias contaminantes".
Aunque en el artículo no se abordan las especificidades del impuesto ni el calendario de aplicación, sí se concreta que las autoridades municipales serían las encargadas de administrarlo.

CO2, carbón y agua

Los productores de carbón pagan desde hace una década cuotas por las emisiones de gases de azufre, pero el dióxido de carbono hasta ahora no ha sido objeto de gravámenes.
Según Jia, el Gobierno impulsará reformas para modificar los impuestos que afectan al carbón -se pretende que se grave de acuerdo con su precio y no con el volumen de ventas- y se abre la posibilidad de tasar el agua.
En 2010, el Ministerio de Finanzas chino ya sugirió una tasa de 10 yuanes (1,6 dólares, 1,2 euros) por tonelada de dióxido de carbono a partir del año 2012 -un impuesto que se incrementaría a los 50 yuanes en 2020-, pero que finalmente no se aplicó.
La fuerte contaminación del aire de las principales ciudades de China durante el pasado mes de enero ha aumentado la presión a las autoridades para impulsar medidas "verdes", como la exigencia a las principales refinerías del país de acelerar el proceso para mejorar la calidad de la gasolina.
China es uno de los mayores emisores mundiales de gases de efecto invernadero y Pekín se ha comprometido a reducir la cantidad de dióxido de carbono emitido por unidad de producción entre un 40 y un 45 por ciento en 2020 en comparación con los niveles de 2005.

El Gobierno de China ha anunciado un plan para contener la contaminación ambiental, que se ha convertido en un grave problema para el gigante asiático, que se pondrá en práctica en el año 2015, según ha informado la agencia de noticias Xinhua.
El plan se centra en la contaminación del suelo, por lo que ordena llevar a cabo un estudio exhaustivo de las condiciones terrestres, especialmente de las superficies de cultivo y de los acuíferos.
En base a las conclusiones que se obtengan de dichos estudios, también ordena crear una red de control ambiental que cubra al menos el 60 por ciento la superficie de cultivo y de los acuíferos.
Además, el plan contempla medidas de prevención, por lo que sitúa entre sus prioridades el control de los suelos que actualmente están libres de contaminación ambiental.

¿Por qué hay tanta contaminación en China?

La contaminación no es desconocida para nadie que viva en una gran ciudad, más incluso cuando no hay viento y la lluvia brilla por su ausencia, aunque la humedad sea densa. En China, la situación es mucho más preocupante. Los habitantes sufren múltiples problemas respiratorios, cardíacos y epidérmicos. Las razones llegan desde un cúmulo de factores que se han ido amontonando sin supervisión alguna.
Por una parte, y dada su ingente población, los desperdicios cada vez son mayores en China, y el reciclaje no parece todavía a la orden del día. Asimismo, China produce también 2,3 tonas anuales de residuos electrónicos, la segunda mayor cantidad del mundo. Aún siendo uno de los peores tipos de basura, dado que su economía va viento en popa, no hay visos de que el crecimiento de ninguno de estos residuos pare.
Por supuesto, no podemos olvidarnos del factor industria. Allí residen algunas de las industrias más poderosas -y contaminantes- del planeta. Ejecutivos de todo el mundo llegan a Pekín con un apetecible plan de negocios protegido y sin demasiados impuestos ni legislación fuerte; y mucho medio ambiente que desperdiciar. Las casi nulas restricciones ecológicas han llevado a que, por ejemplo, el cáncer sea uno de los mayores problemas de China. Un problema que se ha visto incrementado cuando se construyen complejos como el industrial químico de Zekou Town.
De este modo, y por culpa de las muy livianas medidas efectivas por parte del gobierno durante décadas, tanto el agua, como el aire y las partículas están contaminadas. Mientras que no afecte demasiado a la economía, parece que el daño medioambiental -complementado con deforestación, desertización y la ruptura paulatina de la biodiversidad.

Fuente EFE Verde y Planeta21

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG