lunes, 4 de febrero de 2013

Ola de frío, que es y como actuar ante su llegada

Ola de frío, que es y cómo actuar ante su llegada - Una ola de frió es una situación atmosférica, que produce temperaturas extremadamente bajas en relación con la media de la época provocada por la invasión de una masa de aire frió.
A todos nos gusta cuando después de los meses mas calurosos van llegando de apoco los días mas fresquitos, pero todo se complica cuando vamos entrando a los meses de invierno, y de un día para el otro nos vemos sorprendidos ante una terrible entrada de aire sumamente congelado que nos agarra de imprevisto y con las guardias bajas. Por eso ante esta situación nos vemos obligados a tomar precauciones.
Esta de mas decir que ante la llegada de una violenta entrada de aire muy frió, hay que salir bastante abrigados a la calle. En lugar de salir con un montón de ropa ajustada, es mejor ponerse prendas holgadas. De esta manera conseguimos crear una capa de aire caliente en torno a nuestro cuerpo que actúa a modo de aislante.
Otra de las cosas que hay que tener en cuenta es: Evitar en lo posible inspirar aire gélido, porque puede tener consecuencias terribles para nuestra salud: catarros, gripe, neumonía. Los afectados por enfermedades cardiacas pueden incluso a experimentar problemas de corazón, ya que el aire frío ejerce una tensión extra sobre el mismo. Otro punto muy importante es mantener cerrado todo aquello que puede crear corriente: : ventanas, puertas, etc.
Pon la calefacción de manera que toda la casa alcance la misma temperatura. Pasar de una habitación fría a otra más cálida puede pasar factura a nuestra salud.
Evita utilizar braseros de carbón o estufas de leña, carbón o gas para calentar el hogar si éste no tiene la ventilación suficiente, ya que su combustión puede provocar intoxicaciones severas.
No es nada raro que durante una ola de frío las tuberías de una casa estallen. Esto ocurre porque el agua que hay dentro de ellas se congela, se expande y fuerza las paredes de la tubería hasta reventarla. Para evitar que esto ocurra, lo mejor que puedes hacer es dejar el grifo ligeramente abierto. Con esto conseguirás que el agua que hay en el interior de la tubería siga en movimiento y no se congele.
Intenta utilizar el transporte público en la medida de lo posible. Si no tienes más remedio que coger el coche, infórmate sobre el estado de las carreteras y sobre las condiciones meteorológicas con las que te puedes topar. Sé previsor y lleva cadenas en el maletero, nunca sabes cuando te van a hacer falta. Por otra parte, no es mala idea que veas dónde dormir si la cosa se complica y cortan las carreteras.

Las masas de aire que pueden producir olas de frío se pueden clasificar en dos tipos según dónde se formen:

Masas de aire ártico y antártico o siberianas - (Son las más fuertes)

Se originan en las proximidades de los polos, sobre las aguas heladas del océano Ártico y los casquetes de hielo de Groenlandia y la Antártida. Se caracterizan por sus bajas temperaturas y un bajo contenido de humedad. Por esta razón, la nubosidad es escasa y hay poca probabilidad de lluvias. Son masas de aire muy estables. A medida que se trasladan hacia las latitudes más bajas se transforman dependiendo de las zonas por dónde pasen. Cuando su trayectoria es continental, experimentan pocos cambios y no ocasionan grandes nevadas. Pero, otras, como las que afectan Europa occidental a finales de invierno o inicio de primavera, se inestabilizan cuando pasan sobre el océano Atlántico provocando grandes nevadas y fuertes descensos de la temperatura.
El manantial de donde nace el aire ártico marítimo procede del océano glacial ártico, más allá del brazo de mar comprendido entre Islandia y Escandinavia.
El manantial del aire ártico continental se sitúa en la Rusia europea en el norte de Escandinavia. Es la más fría y más seca. Es la masa siberiana típica.
 
Masas de aire polar - (Tienen menos intensidad)

Éstas no se forman en los polos sino en zonas alejadas de éstos situadas entre los 55 y 70 grados de latitud. Son frías, secas y de estratificación estable porque se forman en las regiones de altas presiones del interior de Asia central y Canadá. Estas masas, en su viaje hacia el Sur, si se desplazan sobre regiones terrestres muy cálidas, aumentan su temperatura y se inestabilizan, dando lugar a la formación de nubes pero no llueve ya que mantienen la misma humedad que tenían en su origen. Pero si se desplazan sobre el océano Atlántico o Pacífico la masa sufre más cambios. El aire que en el inicio era seco puede cargarse de humedad. En contacto con aguas frescas se forman bancos de niebla o nubes estratiformes que desprenden débiles lluvias. Pero en contacto con zonas más cálidas, la capa de aire inferior de la masa se va calentando, la cual cosa genera movimientos dentro de la masa dando lugar a nubes cumuliformes y precipitaciones de tipo tormentoso.
El aire polar marítimo procede del atlántico septentrional y alimenta al sector posterior de las borrascas frontales.
El aire polar continental nace en Europa central y occidental.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG