miércoles, 6 de marzo de 2013

Descubren la primera evidencia de un camello gigante extinto en el Alto Ártico de Canadá

Foto: CANADIAN MUSEUM OF NATURE
Un equipo de investigación dirigido por el Museo Canadiense de la Naturaleza ha identificado la primera evidencia de un camello gigante extinto en el Alto Ártico de Canadá. El descubrimiento se basa en 30 fragmentos fósiles de un hueso de la pierna que se encontró en la isla de Ellesmere, en Nunavut (Canadá) y representa el registro más septentrional de camellos tempranos, cuyos antepasados se sabe que se originaron en América del Norte hace unos 45 millones de años.
Los fósiles fueron recogidos durante tres temporadas de campo de verano (2006, 2008 y 2010) y son de unos 3,5 millones de años de antigüedad, de la época del Plioceno medio. Otros hallazgos fósiles en el sitio sugieren que este camello del Alto Ártico vivió en un ambiente de bosque tipo boreal durante una fase de calentamiento global en el planeta.
La investigación, de la doctora Natalia Rybczynski junto con coautores como el doctor John Gosse, de la Universidad de Dalhousie, en Halifax (Canadá), y el doctor Mike Buckley, de la Universidad de Manchester, en Reino Unido, se publica en la edición online de este martes de la revista 'Nature Communications'.
"Este es un descubrimiento importante porque proporciona la primera evidencia de camellos que vivieron en la región del Alto Ártico", explica Rybczynski, un paleontólogo de vertebrados en el Museo Canadiense de la Naturaleza, que ha dirigido numerosas expediciones de campo en el Ártico canadiense. "Se amplía el rango previo de camellos en América del Norte hacia el norte por cerca de 1.200 kilómetros y sugiere que el linaje que dio origen a los camellos modernos puede originalmente haberse adaptado a vivir en un medio ambiente forestal ártico".
Los huesos de camellos fueron recogidos en una cuesta empinada en el sitio Bed Fyles Leaf, un depósito de arena cerca de Strathcona Fiord, en Ellesmere Island. Los fósiles de hojas, madera y otros materiales vegetales se han encontrado en este sitio, pero el camello es el primer mamífero recuperado allí. Una localidad cercana rica en fósiles en Strathcona Fiord, conocida como Beaver Pond, ya ha dado fósiles de mamíferos del mismo periodo de tiempo, como el tejón, el castor y el caballo de tres dedos.
Determinar que los huesos eran de un camello fue un reto. "La primera vez que tomé un pedazo, pensé que podría ser de madera. Sólo de vuelta en el campamento de trabajo he podido comprobar no sólo que era hueso, sino también que era de un mamífero fósil más grande que cualquier cosa que he visto en los depósitos", explica Rybczynski sobre el momento en que ella y su equipo descubrieron algo inusual.
Algunas de las características físicas importantes sugirieron que los fragmentos fósiles eran parte de una gran tibia, el principal hueso inferior de la pierna en los mamíferos, y que pertenecían al grupo de los animales de pezuña hendida conocidos como arteriodactyls, que incluye vacas, cerdos y camellos.
Los archivos digitales de cada uno de los 30 fragmentos de hueso se produjeron usando un escáner láser 3D para ensamblar y alinear las piezas. El tamaño del hueso de la pierna reconstituida sugirió que era de un mamífero muy grande y, en ese momento en América del Norte, los mayores arteriodactyls eran los camellos.
La plena confirmación de que los huesos pertenecían a un camello vino de una nueva técnica llamada "huella colágeno", iniciada por el doctor Mike Buckley, de la Universidad de Manchester. Los perfiles producidos por esta técnica se pueden utilizar para distinguir entre grupos de mamíferos.
Así, pequeñas cantidades de colágeno, la proteína predominante encontrada en el hueso, se extrajeron de los fósiles y con el uso de marcadores químicos para los péptidos que forman el colágeno, se desarrolló un perfil de colágeno de los huesos fósiles. Este perfil se comparó con los de 37 especies de mamíferos modernos, así como el de un camello fósil encontrado en Yukón (norte de Canadá), que también estaba en las colecciones del Museo Canadiense de la Naturaleza.
El perfil de colágeno para el camello del Alto Ártico se acercaba más a los de los camellos modernos, específicamente dromedarios (camellos con una joroba), así como el camello Yukón gigante, que se cree que es Paracamelus, el antepasado de los camellos modernos. La información del colágeno, junto con los datos anatómicos, permitieron a Rybczynski y sus colegas concluir que los huesos pertenecen al camello de Ellesmere, probablemente del mismo linaje que el Paracamelus.
"Ahora tenemos un registro fósil nuevo para entender mejor la evolución de camellos, ya que nuestra investigación muestra que el linaje de Paracamelus habitó el norte de América del Norte durante millones de años, y la más simple explicación para este patrón sería que Paracamelus se originó allí", explica Rybczynski. "Así que tal vez algunas especializaciones de los camellos modernos, como los pies planos anchos, ojos grandes y jorobas de grasa, pueden ser adaptaciones derivadas de vivir en un ambiente polar", agrega.
El trabajo científico también asegura por primera vez una edad precisa de los sitios Bed Fyles Leaf y Beaver Pond, de por lo menos 3,4 millones años de edad, como determinó el doctor John Gosse, de la Universidad canadiense de Dalhousie. La fecha es significativa porque corresponde a un periodo de tiempo en que la Tierra era de entre 2 y 3º C más cálido que hoy y el Ártico, de entre 14 a 22º C más cálido.

Fuente Europa Press

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG