jueves, 21 de marzo de 2013

Recuperan del fondo del Atlántico dos motores de las misiones Apolo a la Luna

Foto: Europa Press
Un equipo financiado por el fundador de Amazon, Jeff Bezos, ha recuperado del fondo del Atlántico dos motores de un cohete usado para enviar astronautas a la Luna hace más de 40 años, escribió Bezos en la web del proyecto.
Bezos, consejero delegado de Amazon, anunció el año pasado sus planes para buscar en el lecho marino motores de cohetes arrojados durante los lanzamientos a la Luna de la nave Saturno 5 durante el programa Apolo, que se prolongó de 1969 a 1972.
Bezos Expeditions halló y recuperó dos motores de las primeras fases de Saturno 5 a casi cinco kilómetros de profundidad.
"Hemos visto una maravilla sumergida, un increíble jardín de esculturas compuesto por motores retorcidos que nos cuentan la historia del violento y tórrido final, y que nos sirve de testamento del programa Apolo", escribió Bezos.
"Cada pieza que recuperamos me evoca a los miles de ingenieros que trabajaron juntos en aquellos momentos para llevar a cabo algo que entonces se creía claramente imposible", añadió.
La NASA envió siete misiones a la Luna, seis de las cuales lograron con éxito llevar a astronautas a la superficie lunar. Bezos dijo que, dado que el número de serie de los motores recuperados ha desaparecido total o parcialmente, identificar para qué misión se usaron será difícil.
"Podríamos encontrar más durante la restauración. Los objetos en sí son preciosos", añadió.
"Es un hallazgo histórico y felicito al equipo por su determinación y perseverancia para la recuperación de estos importantes objetos de los primeros esfuerzos para enviar a los humanos más allá de la órbita terrestre", dijo el director de la NASA Charles Bolden en un comunicado.
Los motores, que siguen siendo de propiedad del Gobierno de Estados Unidos, serán restaurados y expuestos.
Bezos es también fundador y consejero delegado de una pequeña compañía espacial llamada Blue Origin, que está trabajando para desarrollar naves orbitales y suborbitales de bajo coste y reutilizables para mandar personas y experimentos.

El Programa Apolo comenzó en julio de 1960 cuando la NASA anunció un proyecto, continuación de las misiones Mercury, que tendría como objetivo el sobrevuelo tripulado de nuestro satélite para localizar una zona apropiada con vistas a un eventual alunizaje de astronautas; se cumpliría así el viejo sueño del viaje a la Luna por parte del ser humano. Pero los planes iniciales se vieron modificados en 1961 con el anuncio del presidente John F. Kennedy de enviar y depositar un hombre en la Luna, y traerlo de vuelta a salvo antes de que finalizara la década. La meta se alcanzó cuando el 20 de julio de 1969 Neil Armstrong y Edwin Buzz Aldrin a bordo de la Apolo 11 alunizaron en el Mar de la Tranquilidad. Este hito histórico se retransmitió a todo el planeta desde las instalaciones del Observatorio Parkes (Australia). Inicialmente el paseo lunar iba a ser retransmitido a partir de la señal que llegase a la estación de seguimiento de Goldstone (California, Estados Unidos), perteneciente a la Red del Espacio Profundo, pero ante la mala recepción de la señal se optó por utilizar la señal de la estación Honeysuckle Creek, cercana a Canberra (Australia). Ésta retransmitió los primeros minutos del paseo lunar, tras los cuales la señal del Observatorio Parkes fue utilizada de nuevo durante el resto del paseo lunar. Las instalaciones del MDSCC en Robledo de Chavela (Madrid, España) también pertenecientes a la Red del Espacio Profundo, sirvieron de apoyo durante todo el viaje de ida y vuelta.
El Proyecto Apolo fue uno de los triunfos más importantes de la tecnología moderna. Seis misiones lograron posarse sobre la superficie lunar (Apolo 11, 12, 14, 15, 16 y 17) con un solo fallo: la misión Apolo 13 no pudo concretar su meta por la explosión del tanque de oxígeno líquido del módulo de servicio, pero la tripulación regresó a salvo. Previamente a las misiones con descenso proyectado a la superficie de la Luna, se probaron los sistemas de vuelo en varios lanzamientos automáticos (ver Apolo 2, 3, 4, 5 y 6 ), y después hubo dos pruebas tripuladas en órbita terrestre (Apolo 7 y 9), y dos misiones sólo orbitales (sin alunizaje) a la Luna (Apolo 8 y 10). En 1973, una vez finalizado el programa lunar, tres naves Apolo fueron usadas para enviar tripulaciones a la estación espacial Skylab (misiones SL-2, SL-3 y SL-4) y en 1975 fue lanzada la última nave Apolo, para la misión Apolo-Soyuz.

Fuente Europa Press

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG