martes, 30 de abril de 2013

Plaguicidas asociados con la muerte de abejas serán prohibidos por la Comisión Europea

La Comisión Europea (CE) decidió hoy prohibir el empleo de tres plaguicidas vinculados con la muerte de abejas en todo el mundo. Se trata de los neonicotinoides clotianidina, tiametoxam e imidacloprid que pueden afectar el sistema nervioso de las abejas melíferas provocándoles parálisis y la muerte. Estos pesticidas son empleados de forma frecuente en cultivos de girasol, la colza, el algodón y el maíz.
A la Comisión Europea correspondió tomar esta medida porque especialistas de los estados miembros de la Unión Europea no llegaron a un acuerdo mayoritario a favor o en contra de la proposición, según la informado Prensa Latina.
Esta propuesta tuvo su origen en un informe de la Agencia europea de seguridad alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) difundido en enero último que asocia el empleo de los insecticidas con neonicotinoides, químicos que se derivan de la nicotina, con el colapso de las colonias de abejas.
El órgano ejecutivo de la Unión Europea sugirió modificar las condiciones para aprobar tres derivados de los pesticidas tiametoxam, imidacloprid y clotianidina a fin de limitar su empleo a plantas que no atraen a estos insectos y a los cereales de invierno.
Dichas restricciones se comenzarán a aplicar a partir del próximo 1 de diciembre, pero en cuanto exista información disponible y a más tardar en un máximo de dos años, se deben revisar las condiciones de aprobación de esas sustancias.

Los plaguicidas o pesticidas pueden ser de origen de síntesis química, biológica o productos naturales, destinadas a matar, repeler, atraer, regular o interrumpir el crecimiento de seres vivos considerados plagas.
En la definición de plaga se incluyen insectos, hierbas, pájaros, mamíferos, moluscos, peces, nematodos, o microbios que compiten con los humanos para conseguir alimento, destruyen la propiedad, propagan enfermedades o son vectores de estas, o causan molestias. Los plaguicidas no son necesariamente venenos, pero pueden ser tóxicos para los humanos u otros animales.
El uso de pesticidas crea una serie de problemas para el medio ambiente. Más del 98% de los insecticidas fumigados y del 95% de los herbicidas llegan a un destino diferente del buscado, incluyendo especies vegetales y animales, aire, agua, sedimentos de ríos, mares y alimentos. La deriva de pesticidas ocurre cuando las partículas de pesticidas suspendidas en el aire son llevadas por el viento a otras áreas, pudiendo llegar a contaminarlas. Los pesticidas son una de las causas principales de la contaminación del agua y ciertos pesticidas son contaminantes orgánicos persistentes que contribuyen a la contaminación atmosférica.
En adición, el uso de pesticida reduce la biodiversidad, reduce la fijación de nitrógeno, contribuye al declive de polinizadores (reducción de los polinizadores en muchos ecosistemas, desde finales del siglo 20), destruye hábitats (especialmente para aves), y amenaza a especies en peligro de extinción.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG