miércoles, 17 de abril de 2013

Calamar gigante: estudio revela que hay una única especie en el mundo

Una de las pocas imágenes de un ejemplar de calamar gigante vivo. / Wikipedia
Calamar gigante: estudio revela que hay una única especie en el mundo - Ángel Guerra Sierra, profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Galicia, es el único científico español que ha participado en un estudio internacional cuyos resultados revelan que hay una única especie de calamar gigante (Architeuthis) en el mundo y que, por tanto, todos pertenecen a la misma especie: Architeuthis dux.
“Se trata de un estudio pionero y de notable relevancia pues hasta la fecha no se había trabajado con biología molecular en estos organismos porque ello conllevaba notables dificultades técnicas. La información obtenida despeja una incógnita clásica y persistente en torno al calamar gigante, según la cual había en el mundo varias especies diferentes de Architeuthis”, destaca Guerra.
Según el experto, los resultados del estudio son "sorprendentes", pues A. dux muestra 20 veces menos variabilidad genética que poblaciones locales de otros calamares, y, además, "se ha demostrado que un calamar gigante de Asturias podría aparearse con otro de Nueva Zelanda, por ejemplo, y tener descendencia fértil. Esto, viendo las diferentes formas geográficas que muestra esta especie, parecía impensable, pero es así: se trata de una especie cosmopolita. Un gran paso adelante”. En la investigación han participado 15 expertos mundiales de cefalópodos de diez instituciones científicas diferentes.

Características de estos gigantes marinos

El calamar gigante es un invertebrado marino emblemático y los avances en las investigaciones sobre la especie son lentos. Hasta 2004 no se le pudo observar en su hábitat natural y hasta este año no se habían grabado las primeras imágenes de un calamar gigante vivo en el océano, hecho conseguido por el zoólogo japonés Tsunemi Kubodera, que también ha participado en este estudio.
“En torno a la especie surgen numerosas preguntas y, para muchas de ellas, todavía no hay respuesta. No solo es necesario indagar en su genética, sino también en su edad, tasa de crecimiento, reproducción y comportamiento, pues ahí encontraremos la clave y podremos romper leyendas. Se ha dicho, por ejemplo, que puede llegar a medir hasta 50 metros y pesar 500 kilos, cuando estudios recientes confirman que el tamaño máximo ronda los 18 metros y 'únicamente' 220 Kg de peso. También se pensaba que se trataba de una especie con una actividad lenta, y hace un tiempo se ha observado que desarrolla una actividad depredadora notable”, asegura Guerra.
El estudio que publica la Royal Society rompe, precisamente, con otro de los mitos acerca del calamar gigante: no hay 21 especies nominales y ni tan siquiera 5 ó 3 especies reales distintas en el mundo, sino una única especie con una amplísima distribución geográfica, donde la costa asturiana y gallega ocupan un lugar destacado por la presencia de cañones y fosas submarinas y procesos oceanográficos (los afloramientos) que las hacen muy productivas.

Estudio pormenorizado de la genética del calamar

A grandes rasgos, el estudio consistió en la extracción y análisis del ADN mitocondrial de 43 muestras de tejidos blandos de calamares gigantes. Las muestras se obtuvieron de restos aparecidos en estómagos de cachalotes o de ejemplares que llegaron recién muertos a las costas de Asturias, Galicia, Valencia (España), Florida (USA), Japón, Canadá, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda.
Los científicos obtuvieron 37 secuencias metagenómicas completas y seis parciales, cuyo análisis reveló que eran muy similares y, comparadas con las de otras especies como el pez espada o la orca, con variaciones genéticas notablemente bajas, aunque parecidas a la que muestra el tiburón peregrino (Cetorhinus maximus) o el cacahole (Physeter macrocephalus), que es el mayor depredador de calamares gigantes.
“Los análisis genéticos sugieren que todos los calamares gigantes de esta especie forman parte de una enorme población, y que, desde una perspectiva geográfica, no hay ninguna barrera que impida su apareamiento. Este resultado es destacable en una especie cuya forma corporal varía de unas regiones del globo a otras y habita en todos los océanos excepto en los polos”, concluye Guerra.
Los investigadores continuarán sus estudios para confirmar estos resultados analizando el ADN del núcleo de las células del calamar gigante, con objeto de estar seguros de que las semejanzas encontradas usando el ADN de las mitocondrias no son resultado de la evolución.
“Si con el ADN nuclear se producen los mismos resultados, se estaría ante un expansión geográfica relativamente reciente de la población de A. dux, la cual podría haber sido originada bien por un descenso importante de sus depredadores o por un aumento del número de presas, y, además, debido a que la capacidad de dispersión de los recién nacidos y juveniles de esta especie es muy elevada, habiéndoles permitido desplazarse aleatoriamente y a largas distancias. Por tanto, quedan todavía una gran cantidad de incógnitas por contestar”, añade Guerra.

Fuente Agencia Sinc

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG