martes, 30 de abril de 2013

La hepatitis B se originó en las aves durante el Cretácico

El genoma del pinzón cebra contiene fragmentos genéticos del virus de la Hepatitis B. / Arthur Chapman
Las aves fueron las primeras infectadas por el virus de la hepatitis B, antes de que este pasara a los mamíferos. Gracias a fragmentos del genoma del virus –integrado en los genomas de las aves a lo largo de la evolución–, se ha podido secuenciar la dotación genómica de la hepatitis B, que es 63 millones de años más antigua de lo que se creía.
Investigadores de la Universidad de Munich han conseguido secuenciar por primera vez el genoma de un virus del Mesozoico (entre 65 y 250 millones de años), el de la hepatitis B, gracias a los fragmentos genéticos encontrados en aves.
El material genético de los virus se integra en el genoma de los seres vivos a los que infectan, lo que permite estudiar su historia evolutiva. De esto se encarga el nuevo campo de la paleovirología.
Así, los expertos buscan entender cómo eran los ancestros de esta familia de virus (HBV) en un tiempo en el que los dinosaurios aún caminaban por la Tierra.
El estudio de ‘fósiles moleculares’ muestra que la familia a la que pertenece el virus de la hepatitis B –Hepadnaviridae– es 63 millones de años más antigua de lo que se pensaba, tal y como se publica hoy en Nature Communications.
“El HBV ha coexistido con las aves desde el Cretácico Superior hasta el presente”, explica a SINC Alexander Suh, investigador de la universidad alemana y autor principal del trabajo. “De este modo, el virus de mamíferos evolucionó a partir de este durante los últimos 82 millones de años”, añade.

Virus prehistóricos

El campo de la paleovirología reconstruye la historia evolutiva de los virus. Para ello busca elementos virales endógenos (EVE) dentro de los genomas eucariotas. Los EVEs son reliquias del genoma de los virus que se han introducido ‘por accidente’ en el genoma de otros seres vivos a lo largo de la evolución.
Para completar el genoma de este virus prehistórico, los investigadores estudiaron el genoma del pinzón cebra y sus parientes evolutivos, para así localizar el momento en el que se fueron introduciendo los distintos EVEs en el genoma de las aves.
La investigación permitirá resucitar el virus de la hepatitis B y sus proteínas in vitro. “Esto ayudará a los estudios bioquímicos que analizan la infectividad del virus de la hepatitis B humana”, concluye Suh.

Fuente Agencia Sinc

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG