miércoles, 3 de abril de 2013

Nubes bajas y delgadas llevaron a Groenlandia al récord de derretimiento en 2012

Foto: RINGOMASSA
Nubes bajas y delgadas fueron fundamentales para impulsar las temperaturas por encima de cero en Groenlandia el pasado verano, provocando una fusión de hielo tan grande como sólo aparece en los registros históricos una vez cada 150 años en los últimos cuatro milenios, según explican investigadores en la revista 'Nature'. Si la capa de hielo que cubre Groenlandia se derritiera en su totalidad, el nivel global del mar subiría aproximadamente 7,3 metros, según ha informadio Europa Press.
"En julio de 2012, un periodo histórico poco común de fusión de la superficie planteó preguntas sobre la frecuencia y el alcance de este tipo de eventos", dice Ralf Bennartz, profesor de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas y científico del Centro de Ingeniería y Ciencia Espacial de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos. "Por supuesto, hay más de una causa para el cambio tan amplio. Hemos centrado nuestro estudio en ciertos tipos de nubes de bajo nivel", agrega.
En su estudio, Bennartz y colaboradores describen los elementos móviles que llevaron a la fusión, que se observó en el experimento financiado por la 'National Science Foundation' y dirigido por 'UW-Madison' y varios socios. "El evento de julio de 2012 fue provocado por un flujo de aire inusualmente caliente, pero eso sólo fue un factor", dice Dave Turner, científico de Física en el Laboratorio de Tormentas Severas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos.
"En nuestro trabajo se muestra que las nubes bajas fueron fundamentales para impulsar las temperaturas por encima de cero", afirma. Las nubes bajas por lo general reflejan la energía solar hacia el espacio y la cubierta de nieve también tiende a rebotar la energía de la parte posterior de sol desde la superficie de la Tierra. En condiciones de temperatura particulares, las nubes pueden ser a la vez lo suficientemente delgadas como para permitir que la energía solar pase a través de la superficie y de espesor suficiente para "atrapar" parte de ese calor, incluso si vuelve de nuevo por la nieve y el hielo en el suelo.
Mientras esté baja, la cubierta de la fina nube es sólo un elemento dentro de una compleja interacción de la velocidad del viento, la turbulencia y la humedad, por la que la energía térmica adicional atrapada cerca de la superficie puede empujar las temperaturas por encima de la congelación. Eso es exactamente lo que ocurrió en julio de 2012 en una gran parte de la capa de hielo de Groenlandia y condiciones similares pueden ayudar a responder interrogantes del clima en otras partes.
"Sabemos que estas delgadas nubes bajas se producen con frecuencia. Nuestros resultados pueden ayudar a explicar algunas de las dificultades que los actuales modelos climáticos globales tienen en la simulación del presupuesto de engería en la superficie del Ártico", afirma Bennartz. Los modelos climáticos actuales tienden a subestimar la incidencia de las nubes en las capas de hielo, según los investigadores, lo que limita su capacidad de predicción. Mediante el uso de una combinación de observaciones en superficie, datos de teledetección y modelos de balance de energía en superficie, el estudio no sólo delimitó el efecto de las nubes sobre la fusión del hielo sino que también mostró que este tipo de nubes es común en Groenlandia y en todo el Ártico, según Bennartz.
"Por encima de todo, este estudio pone de relieve la importancia de las continuas y detalladas observaciones desde la tierra de la capa de hielo de Groenlandia y otros lugares", dice. "Sólo este tipo de observaciones detalladas dará lugar a una mejor comprensión de los procesos que impulsan el clima del Ártico", concluyó Bennartz.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG