sábado, 25 de mayo de 2013

El clima en Arabia Saudita, su medio ambiente y más información

En esta nueva publicación de sábado les traigo información sobre el clima en Arabia Saudita, un poco de su medio ambiente y varias cosas mas que seguro te van a interesar.
Arabia Saudita ocupa la mayor parte de la Península Arábiga y, con una longitud de 4431 km de borde, de los cuales 2640 son de costa, limita con Jordania y con Irak por el norte, con Irak por el noreste, con Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Catar y el Golfo Pérsico por el este, y con Omán y Yemen por el sur, con el Mar Rojo por el oeste, y a escasos kilómetros a través del mar se encuentra Baréin - por el Golfo Pérsico - y Egipto - por el Mar Rojo.
Con la excepción de la provincia de Asir, el país está caracterizado por su clima desértico con temperaturas extremadamente calientes durante el día y bruscos descensos por la noche, además de sus precipitaciones prácticamente nulas. También, por la influencia del clima subtropical, existen algunas variaciones en estos valores. Estas diferencias se pueden notar según se esté en la costa —donde son más suaves— o en el interior —donde son más bruscas—. Normalmente, las temperaturas máximas suelen ser en verano, y rondan los 45 ºC —pero ha habido casos que han llegado hasta los 54 ºC— y las mínimas suelen estar en los 29 ºC de media, en las estaciones de otoño e invierno. En estas últimas, suelen llegar desde la zona del Mar Mediterráneo, pequeños ciclones que culminan en la zona norte del territorio, aunque algunas veces, llegan hasta el este del país.
En cuanto a la zona de Asir, la temperatura es bastante suave durante todo el año, dando como promedio alrededor de los 20 ºC. Las precipitaciones son excesivamente abundantes, a lo largo de los meses que hay entre octubre y marzo, por la influencia del clima monzónico que suele haber en muchos países con costa en el Océano Índico. Estas precipitaciones dan más del 60% del total de todo el país, además de que gracias a esta zona sube la media de lluvia que es de unos 4 centímetros cada año.
La primavera es la época de discontinuidad térmica máxima entre las tierras altas y frías del Oeste y el centro de la península, en tanto que durante el verano, el régimen de vientos procedentes del anticiclón de las Azores con dirección a las bajas presiones del Noroeste de la India provoca sequedad absoluta en el Norte y centro de la península. La pluviosidad es, precisamente, el elemento diferenciador entre el Norte y el Sur. En la franja Norte, Noroeste y en el golfo Pérsico, los sistemas lluviosos procedentes del Mediterráneo, aunque débiles, pueden alcanzar los 100 mm, mientras en el interior pueden transcurrir largas temporadas sin que se produzcan lluvias (desierto de Rub 'Al Khali). Por el contrario, el Sur se ve afectado por el monzón indio de verano, que proporciona gran cantidad de humedad, lo que da lugar a abundantes precipitaciones, que en el Asir pueden ser de 150 a 300 mm. Por esta causa, el paisaje del Sur es intertropical.

Las tres cuartas partes del territorio saudita están constituidas por desiertos: An Nafud,al Norte; Ad Dahna, en el centro, y Rub 'Al Khali, el más árido del mundo, al Sur. Cabe distinguir cuatro áreas naturales: la costa del mar Rojo, al Oeste, donde el antiguo zócalo cristalino precámbrico aflora en forma de reborde montañoso. Al Sureste del golfo de Ákaba la altitud es superior a los 2.000 m, desciende en el Hiyaz hasta los 1.500 m para volver a subir en la región montañosa de Asir y Yemen, donde el zócalo, recubierto de lavas basálticas, forma alturas que culminan en los 4.000 m.
El frente montañoso occidental domina la región de Tihama (llanura costera con una anchura de varias decenas de kilómetros, recubierta de depósitos cristalinos y aluviales) y la fosa del mar Rojo, que corresponde al eje hundido de un abombamiento que forma, en su otra ala, las montañas del desierto arábigo egipcio. La segunda área natural, en la Arabia Central, es la prolongación del zócalo, a la altura del Hiyaz: el macizo de Nedjed, cubierto al Norte y Sur por una capa sedimentaria que determina una serie de relieves en cuesta (el más espectacular, el Yabal Tuwayk, de 800 km de longitud), seguida de unas depresiones donde prosperan los oasis. En ellas hay macizos dunarios que adquieren mayor dimensión al Norte del Nedjed (erg de Nufud) y al Sureste, en la depresión de Rub 'Al Khali.
La meseta del Nedjed ocupa la mayor parte del territorio; los desiertos que se forman en sus extremos se erigen en barrera ante las regiones costeras del océano Índico y mar de Omán, en el Sur, donde se localiza la tercera área; allí el zócalo reaparece en forma de meseta caliza eocena. Las cadenas de Omán, al Sureste, tienen una estructura diferente, con plegamientos originados en el apilamiento de mantos de corrimiento. Por último, en el Noreste, la región costera del golfo Pérsico tiene su origen en unas mesetas sedimentarias accidentadas por pliegues de dirección Norte-Sur. Aquí se encuentran los yacimientos petrolíferos que han propiciado el extraordinario desarrollo saudita de las últimas décadas.
La protección medioambiental es una antigua tradición en la península Arábiga, y ya se conocían reservas especiales mucho antes de la llegada del islam. El respeto por la naturaleza se prescribe en el Corán, el documento que sirve de guía a la monarquía religiosa de Arabia Saudíta. Durante el siglo VI, el profeta Mahoma estableció una reserva natural especial, o hema, para el disfrute público, lo que se convirtió en las bases de la conservación moderna de la naturaleza. Actualmente, Arabia Saudíta tiene un amplio sistema de zonas protegidas, incluido un parque nacional, las tradicionales hemas y varias clases de zonas de uso especial, que en conjunto comprenden un 37% (2007) del territorio. En las zonas de seguridad militar, en la frontera con Jordania y en el Rub al-Jali oriental, hay importantes zonas protegidas de facto. También se ha establecido cierta protección sobre algunos hábitats marinos sensibles, alejados de las costas.


Flora y Fauna

Al ser el desierto el bioma principal del país, la flora es casi inexistente, aunque los principales elementos que la componen son los árboles y arbustos espinosos, vegetales de incienso y mirra, y diversidad de frutas tropicales como los cafetos y los qat. Sobre la fauna, está compuesta casi en su totalidad por hienas, lobos, zorros, tejones, mangostas, puercoespines, babuinos, erizos y ratas. Gracias al asentamiento de todas estas especies, Arabia Saudita es considerado como el país desértico con mayor diversidad de animales.

Ecología

El único bioma presente en Arabia Saudita es el desierto. Según WWF, el territorio del país se reparte entre seis ecorregiones:

El desierto de Arabia se encuentra en la península arábiga y cubre una extensión de cerca de 2.330.000 km2 que se sitúan en su mayor parte dentro de Arabia Saudita, a parte de Jordania, Irak, Catar, Baréin, Kuwait, Omán, Yemen y los Emiratos Árabes Unidos.
Su relieve se ve alterado por una serie de cadenas montañosas, con elevaciones que alcanzan alturas de 3.700 m y que limitan en tres laderas con prominentes acantilados.
Por lo menos un tercio del desierto está cubierto por arenas, como los arenales del Rub al-Jali que se considera que tiene uno de los más inhóspitos climas del planeta: extremadamente seco y las temperaturas oscilan entre el calor extremo y la noche estacional gélida. No existen allí cuerpos de agua permanentes; no obstante, el sistema ripario Tigris-Éufrates radica al noreste y el Wadi Ḥajr está ubicado hacia el sur, en Yemen.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG