martes, 14 de mayo de 2013

Los cocodrilos pueden recuperar los dientes hasta 50 veces en su vida

Los aligátores pueden regenerar cada diente una vez al año. / Joachim S. Müller
Los cocodrilos pueden recuperar los dientes hasta 50 veces en su vida - En los seres humanos los dientes se reemplazan una sola vez, cuando la dentición de leche pasa a ser permanente, pero muchos vertebrados son capaces de recuperar dientes perdidos, como en el caso de los cocodrilos.
“Queremos saber cómo los aligátores son capaces de hacer algo que es imposible para nosotros”, explica a SINC Cheng-Ming Chuong, autor de un estudio publicado hoy en la revista PNAS.
La investigación, llevada a cabo por varias universidades estadounidenses y chinas, busca entender cómo se construyen y mantienen los dientes de los cocodrilos, que son capaces de regenerar cada diente una vez al año –unas 50 veces a lo largo de su vida–.
“En nuestro caso, las células progenitoras de los dientes desaparecen tras formarse los dientes permanentes”, explica Chuong. “Si descubrimos las moléculas que activan el ciclo regenerativo tal vez se puedan aplicar al ser humano en un futuro”, añade.
Los científicos han logrado identificar las células madre especializadas en regenerar los dientes de los aligátores. “Estas células se encuentran en la lámina dental, rodeadas de un tejido cuyo papel es activar o detener el ciclo regenerativo, según sea necesario”, comenta Chuong.
Además, aunque los dientes se regeneran continuamente, los investigadores definieron tres fases de crecimiento basadas en los cambios morfológicos de la lámina dental. En la primera de ellas –preiniciación– un diente completo ‘convive’ con el de reemplazo, que empezará a crecer en cuanto el diente funcional se pierda.
La medicina regenerativa es un campo de estudio con gran potencial, y la naturaleza es una fuente de ejemplos de regeneración que podrían aplicarse a los órganos humanos.
Los aligátores se encuentran casi siempre en aguas dulces, muy raramente se les ve en lagunas salobres y nunca se adentran en el mar. Esto se debe a que carecen de las glándulas secretoras de sal de las que disponen los cocodrilos, por ejemplo, y como resultado de ello no se han expandido hacia las islas del Caribe como sí han hecho varias especies de cocodrilos.
Se diferencian fácilmente de los cocodrilos por la forma de su cabeza y morro, más anchos y cortos. Los dientes no sobresalen cuando mantienen la boca cerrada, cosa que sí sucede en los cocodrilos. Los ojos se sitúan en una posición muy atrasada respecto a otros géneros de Crocodilia. El color de la gruesa piel es normalmente oscuro (más en el caso de la especie china) acercándose a veces al negro, aunque no son raros los ejemplares más claros e incluso hay algún caso leucístico.
Ambos sexos son territoriales y a veces se producen violentas luchas por el dominio de éstos. No obstante, suelen evitarlas gracias a su potente rugido disuasorio. Son unos de los pocos reptiles dotados de voz. Los aligátores tienden a tolerar más los individuos de menores dimensiones en las cercanías, mientras que se muestran más estrictos con los de tamaños similares al suyo.

Fuente Agencia Sinc

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG