domingo, 5 de mayo de 2013

El clima en Haití y todo lo que tenes que saber sobre este país caribeño

El clima en Haití y todo lo que tenes que saber sobre este país caribeño - Haití es un país de las Antillas, situado en la parte occidental de la isla La Española y que limita al norte con el océano Atlántico, al sur y oeste con el mar Caribe o de las Antillas y al este con la República Dominicana.
Haití está formada por dos penínsulas separadas por el golfo de la Gonave. La Gonave es la más grande de las islas situadas a lo largo de sus costas; la isla de la Tortuga, célebre refugio de filibusteros del siglo XVII, se encuentra al norte del país, a la altura de Port-de-Paix, y la isla de la Vache, al sudoeste, en el mar Caribe, a la altura de Los Cayos(Les Cayes).
El país presenta un relieve muy accidentado. Es mayoritariamente montañoso, con macizos orientados este-sudoeste, separados por valles estrechos. La más alta cima de la isla se encuentra en el macizo de la Selle, que culmina a 2640 m. Las cadenas montañosas bordean casi por todas partes a las costas, muy recortadas. Los ríos son difícilmente navegables, pero el principal de ellos, el Artibonite, lo es en parte. El país cuenta con dos grandes lagos, cerca de la frontera dominicana.
El clima de Haití es tropical. La estación más lluviosa se extiende de abril a junio y de octubre a noviembre, y con frecuencia el país es azotado por tormentas tropicales y ciclones.
La temperatura media mensual es siempre superior a los 18° durante todos los meses, con máxima en la media de julio a agosto y mínima en la media de enero; sólo en los Macizos de la Selle y de la Hotte, el régimen térmico acusa una temperatura media mensual inferior a 18° en invierno; el máximo pluviométrico mensual tiene lugar, en la mayoría de los casos, de julio a septiembre. La lluvia de verano se origina principalmente por la invasión de las masas de aire relacionadas con los vientos alisios que soplan de nordeste y de este-nordeste al sudoeste; esa lluvia está complementada por la que se debe a los huracanes, o ciclones tropicales, que se forman en el mar Caribe, principalmente en otoño. Además, durante el invierno, a consecuencia de la invasión de masas de aire frío, determinantes de frentes fríos que afectan la región situada al pie de las cordilleras del norte de la isla, también adquiere importancia la lluvia de esta estación (Cap-Haitien). Como consecuencia de la convección ascendente afecta a las masas de aire que atraviesan el país, la precipitación es más copiosa en las laderas que miran al norte y nordeste, y de menos importancia en las que se orientan al sur y sudoeste, con excepción del declive sur de los macizos de la península del sudoeste. La máxima en la altura de la lluvia media se localiza en los Macizos de la Hotte y de la Selle y la mínima en el departamento de Gonáve. El conjunto de los datos mencionados explica por qué el clima tropical con intensa lluvia en verano (Amw) se presenta en la península del Sudoeste; el tropical con lluvia en verano (Aw), en más de la mitad del territorio de La Española, y el seco estepario cálido con escasa lluvia en verano, en el departamento de Gonáve.
Los suelos que predominan son los pedalfers, que corresponden a las condiciones climáticas de la isla; y son, desde lateríticos en las depresiones hasta podzólicos en las cordilleras; pero también tienen importancia los aluviales en las llanuras; los que más se han estudiado, en las cuencas de los ríos Artibonite y de l'Estére, siguen siendo de gran utilidad agrícola, a pesar de la explotación exhaustiva que se ha hecho de los mismos.

Desastres naturales

El 18 de septiembre de 2004, el huracán Jeanne alcanzó Haití. Una semana después, el balance no definitivo era de más de 1160 personas muertas y otras 1250 desaparecidas. Los efectos de esta tormenta agravaron las ya difíciles condiciones de vida del país ya que dejó 170.000 personas sin alimentos ni agua.
El 12 de enero de 2010 sufrió un devastador terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter, el más severo del país en 200 años. El epicentro del temblor fue cerca de la capital Puerto Príncipe. Se ha estimado que el número de muertos llegó a 200.000 personas y más de 3 millones quedaron damnificados y ha colocado ha su población en una situación de indefensión prácticamente absoluta, esto ha servido nuevamente de pretexto a Estados Unidos para enviar a la isla miles de soldados, mientras otros países –como Cuba y las naciones del ALBA– han desplegado cientos de médicos y se esfuerzan por colaborar con el gobierno haitiano para enfrentar la situación. El Palacio Presidencial fue muy afectado, colapsando el segundo piso sobre el primero, el edificio del Parlamento, la oficina de las Naciones Unidas y la Catedral Nacional también fueron dañadas. La nueva sede de Gobierno de Haití será construida en la zona Croix–des–bouquets a unos 20 kilómetros de Puerto Príncipe. 


Epidemia de Cólera

En octubre de 2010 en el área urbana de Mirebalais, con 86 000 habitantes, comenzó a desatarse una violenta epidemia de cólera. El sábado 15 de octubre ingresaron los primeros 3 pacientes con síntomas diarreicos y deshidratación aguda. La Misión Médica cubana envió con urgencia un grupo de especialistas en epidemiología que tomaron muestras de sangre, vómitos, heces fecales y datos, que se enviaron con urgencia a los laboratorios nacionales de Haití.  
El 22 de octubre se informarmó que la cepa aislada correspondía a la prevaleciente en Asia y Oceanía, que es la más severa. Violentos disturbios se desarrollaron en todo el país, ya que la población acusó a las fuerzas de la MINUSTAH de transmitir el cólera en país a través de un soldado nepalés, lo que después quedó demostrado. La agencia de noticias AFP informó textualmente que: 
"El renombrado epidemiólogo francés Renaud Piarroux dirigió el mes pasado una investigación en Haití y llegó a la conclusión de que la epidemia fue generada por una cepa importada, y se extendió desde la base nepalí de la MINUSTAH"
En enero de 2011 más de 194 000 haitianos se habían contagiado con la enfermedad, de los cuales, unos 4 000 habían fallecido. La enfermedad cruzó la frontera con República Dominicana ese mismo mes, cuando la nación limítrofe con Haití reportó la primera muerte y más de 200 casos de contagio. Desde el momento en que se desató la epidemia en Haití el gobierno dominicano tomó un grupo de medidas muy criticadas por el gobierno haitiano, que consideró violaban los derechos de sus nacionales. Entre ellas la deportación masiva de haitianos, el registro en lugares públicos, la prohibición de usar el transporte público y la separación forzosa de familiares.
La enfermedad siguió cruzando fronteras cuando el 22 de enero se contagiaron un grupo de venezolanos que acudieron a una fiesta en Pedernales, en República Dominicana, cerca de la frontera con Haití, y consumieron langosta contaminada con el virus. El 30 de enero las autoridades de salud de venezuela anunciaron que 135 de sus nacionales recibían tratamiento por la enfermedad.
La epidemia de cólera hasta abril infectado a unas 300 000 personas además de causar casi 5 000 muertes, según cifras del Ministerio de Salud de ese país.
En 1925, Haití tenía el 60% de sus bosques originales destruidos, hoy en día la cifra es ya del 98%, al haber sido utilizadas estas zonas para procurarse combustible de cocina, destruyendo además en este proceso multitud de suelos fértiles. Además, la erosión a causa de la deforestación ha causado inundaciones periódicas como la ocurrida el 17 de septiembre de 2004. La tormenta tropical Jeanne acabó con la vida de más de 3.000 personas y destruyó carreteras, sobre todo en la ciudad de Gonâve.

La naturaleza de Haití es rica y variada, con predominio de regiones húmedas y poco elevadas en las que florece el bosque tropical, pródigo en maderas nobles como el ébano y la caoba. El territorio haitiano alberga más de 4.000 especies de plantas, de las que el 36% son endémicas (autóctonas). Estas últimas guardan gran similitud con las del resto del continente, ya que proceden de las eras geológicas en las que la isla estaba unida a la masa continental. De las especies endémicas destacan las orquídeas, de las que se cuentan 67 géneros y más de 300 variedades clasificadas, como la Oncidium Hanekenií (con forma de diminuta "cacata"), la Polyradición Lindenií (en forma de sapito), al Oncidium Variegatum (en forma de angelito) o la Leochilus Laniatus (que aparenta la forma de una monjita).
Por otro lado, son especies originarias, la palma real, el guayacán, la chirimoya, la yuca, el maní, el tabaco, el maíz, la batata y la guayaba, entre otras especies. Plantas como el cacao, el aguacate, los cítricos, el café, la caña de azúcar o los plátanos fueron introducidas tanto por indígenas en sus migraciones como por españoles durante los tiempos de la colonización.
De la fauna haitiana hay que señalar que es típicamente antillana, es decir, con un elevado número de especies inferiores, numerosas aves y pocos mamíferos. Entre las especies nativas de más interés sobresalen las iguanas de la roca, el cocodrilo americano y la jutía de los géneros solenodón y plagidontia.
En su ornitofauna podemos encontrar el zumbador, el guaraguao, el flautero, el barrancolí y la cigua palmera.
De los pocos mamíferos de la isla hay que destacar la presencia de los manatíes y las ballenas jorobadas. Los primeros son mamíferos acuáticos que habitan en manglares, estuarios, desembocaduras de ríos y en las lagunas cercanas al mar. La ballenas jorobadas emigran todos los años desde las regiones árticas para aparearse y procrear. Se calcula que el 85% de las más de 6.000 ballenas jorobadas de la mitad norte del atlántico visitan estas aguas. La mejor temporada para su observación es entre los meses de noviembre y abril. Gracias a que las ballenas jorobadas buscan aguas poco profundas próximas a islas, se les puede admirar muy de cerca.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG