sábado, 1 de junio de 2013

El clima en Angola y toda la información que tenés que saber sobre este país africano

En este nuevo articulo les voy a contar como es el clima en Angola, su medio ambiente y mucha mas información sobre este país africano que seguro les va a interesar.
Angola es un país situado en el sudoeste de África. Limita con Namibia, la República Democrática del Congo, Zambia y el océano Atlántico. El exclave y provincia de Cabinda tiene fronteras al norte con la República del Congo, estando rodeada por el este y sur por la República Democrática del Congo. Su capital es Luanda.
Su interior está representado por una gran meseta, con un mayor relieve en las zonas de Bié y Huíla, en la zona occidental. En esta misma meseta nacen muchos afluentes del río Congo y el río Zambeze.
En el suroeste, cerca de Namibia, la gran llanura litoral es extremadamente árida, formando el desierto de Moçâmedes, contrastando con la zona noreste del país, que es mucho más húmeda, donde predomina un paisaje de sabana.
Al norte, en la zona de Cabinda, pueden encontrarse bosques tropicales.
Como el resto de África tropical, Angola presenta estaciones alternas bien diferenciadas, una lluviosa y otra seca. El clima de la franja costera es suavizado por la corriente de Benguela, por lo que tiene un clima similar al de la costa del Perú o de la Baja California. Es semiárido en el sur del país y en la costa hasta Luanda. Hay una corta estación lluviosa que va de febrero a abril. Los veranos son cálidos y secos, mientras que los inviernos son suaves.
En el norte hay una estación fresca y seca de mayo a octubre, seguida de otra cálida y lluviosa de noviembre a abril. En el interior, por encima de los 1 000 msnm, la temperatura y las lluvias disminuyen.
Las tierras altas del interior tienen un clima suave con una temporada de lluvias, de noviembre a abril, seguida de una estación seca que va desde mayo a octubre. El clima de la meseta es saludable.
La temperatura media anual en M'Banza Kongo es 22,2 °C; en Luanda, 23,3 °C; y en Caconda, 19,5 °C.
El clima está muy influido por los vientos predominantes, que oscilan entre oeste, sudoeste y sudsudoeste. Se distinguen dos estaciones, la fresca de junio a septiembre; y la lluviosa de octubre a mayo. Las mayores precipitaciones se producen en abril, acompañadas por violentas tormentas.
El extremo norte del país y el enclave de Cabinda tienen lluvias distribuidas por la mayor parte del año.

Relieve

El relieve angoleño presenta dos unidades geomorfológicas básicas: la llanura litoral y la meseta, o planalto.
La primera de estas regiones constituye una franja costera fresca, seca y pantanosa que se estrecha en su sector meridional y adquiere una progresiva aridez en el desierto de Moçamedes. Esta región árida se extiende desde Namibia hasta Luanda. Al norte de Luanda la costa es rectilínea y escarpada, pero al sur ofrece diversas ensenadas. La franja costera está templada por la corriente fría de Benguela, lo que da como resultado un clima semejante al de la costa de Perú o de Baja California. La costa es en su gran mayoría plana, con ocasionales acantilados de baja altura de roca sedimentaria de color rojo. Hay una bahía profunda en la costa llamada Bahía de los Tigres. Hacia el norte se encuentran Port Alexander, Little Fish Bay y Lobito Bay, mientras que las bahías superficiales son numerosas. Lobito Bay tiene aguas suficientes como para permitir la descarga de grandes barcos cerca de la costa.
El planalto o meseta interior húmeda, ocupa dos tercios de la superficie angolana con una altitud que varía entre los 450 y 600 msnm, dividida entre una sabana seca en el sur y sudeste y una selva en el norte y en Cabinda.
A partir de esta estrecha banda costera, cuyo ancho varía entre 48 y 165 kilómetros, el relieve se alza rápidamente a través de cuestas hasta alcanzar una meseta, que se encuentra cubierta por vasta vegetación. Seguidamente comienza a descender suavemente hacia el centro de África.
La meseta angolesa o meseta de Bié forma un cuadrilátero al este de Benguela de una altitud promedio de 1.500 m con alturas máximas de hasta 2.200 m. Esta meseta cubre aproximadamente el 10% de la superficie del país y es un centro de dispersión de aguas.

Hidrografía

La meseta angoleña constituye un importante centro de recepción y dispersión de aguas, así tanto el río Zambeze como varios afluentes del río Congo tienen sus nacientes en Angola.
Hacia el norte discurren los ríos Cuango, Cuílo, Cuangue, Cassai, todos afluentes del Congo El río Kwango es afluente del río Kasai cerca de la ciudad de Bandundu y con una longitud de 1 100 km discurre por Angola y la República Democrática del Congo, formando frontera entre ambos países. El río Kasai también es fronterizo y se reúne con el Río Congo en la localidad de Kwamouth.
Hacia el este se dirigen los afluentes del Zambeze.
Los ríos con dirección hacia el sur , como el Cubango y el Cuíto, desembocan en la depresión interior de Ngami, también conocida como del Okavango, al norte de Botsuana.
Los principales ríos de la vertiente Atlántica son el Cunene, uno de los pocos ríos perennes en la región, cuyo tramo final sirve de frontera con Namibia, y el Cuanza, que desemboca al sur de Luanda y ofrece grandes posibilidades como fuente de energía eléctrica y cauce de navegación.

Ecología

El bioma dominante en Angola es la sabana.
En el centro del país, y ocupando la mayor parte de su extensión, se encuentra la ecorregión denominada sabana arbolada de miombo de Angola. Hacia el sur, de este a oeste, se suceden la sabana arbolada de teca del Zambeze y la sabana arbolada de mopane de Angola.
Hacia el este, de norte a sur, nos encontramos con la sabana arbolada de miombo del Zambeze central y la pradera del Zambeze occidental; ésta última entremezclada con la selva seca del Zambeze. Más al sureste se encuentran algunos enclaves de pradera inundada del Zambeze.
El suroeste del país es desértico, con el desierto de Kaoko en la costa y la sabana arbolada de Namibia en el interior.
En el oeste del país predomina la pradera de montaña, con la sabana del Gran Escarpe de Angola en el noroeste y el mosaico montano de selva y pradera de Angola más al sur.
Hacia el norte hay una transición de la sabana a la selva umbrófila, con el mosaico de selva y sabana del Congo occidental y, al noreste, el mosaico de selva y sabana del Congo meridional.
En el extremo noroeste se encuentra el límite meridional del manglar de África central y en el interior del enclave de Cabinda aparece la selva costera ecuatorial atlántica.

Flora y Fauna

En relación con la fauna, se conocen innumerables especies distribuidas por las diferentes regiones. En el bosque de Maiombe habitan gorilas, chimpancés y loros, y en las zonas naturales más húmedas del norte, centro y este, podemos observar el golungo, la palanca negra gigante (una especie única en el mundo y en vías de extinción), la seixa y los elefantes.
En las regiones más secas se encuentran la cabra de leque, el guelengue del desierto Ou Orix, el gnu, el impala, la chita, el búfalo, el elefante, la cebra y la jirafa. Animales comunes a todo el territorio son la hiena, la palanca roja, el león, el leopardo y el hipopótamo. En relación con la fauna marina existe igualmente una enorme variedad de peces y mariscos que se encuentran también en los ríos, existiendo también crocodilos y yacarés. Refiriéndose a la flora, Angola presenta cinco tipos de zonas naturales diferentes: el bosque húmedo y denso como el de Maiombe (que tiene las maderas más raras), las sabanas (normalmente asociadas a las selvas como es el caso de Lunda), las sabanas secas (con árboles o arbustos en Luanda, Baixa de Casanje y ciertas áreas de las Lundas).
Existen también zonas de estepa a lo largo de una faja que se inician al Sur de Sumbe y finaliza en la Desértica, que ocupa una estrecha faja costera en el extremo Sur del país, donde podemos encontrar (mayormente en el desierto de Namibe) una especie única en el mundo que caracteriza a este país la “welwitchia Mirabilis”.

Angola tiene una amplia variedad de recursos naturales. La explotación de diamantes y la extracción de petróleo, por ejemplo, aportan grandes ingresos al país. Las bellezas de la naturaleza, por supuesto, también generan dinero gracias a la actividad turística.
La sabana es el bioma predominante en la superficie angoleña. En la sabana arbolada de teca del Zambeze (sudoeste del país), habitan 160 especies de mamíferos y más de 350 especies de aves. En esta región es posible hallar grandes animales como el elefante africano, la jirafa, el león y el rinoceronte.
Esta nación africana también cuenta con regiones montañosas, grandes mesetas y cordilleras. El pico más alto es el Morro de Moco, que alcanza una elevación de 2.620 metros sobre el nivel del mar. Esta montaña se encuentra en la provincia de Huambo y es el principal desafío que pueden encontrar en el país aquellos viajeros que desean practicar montañismo.
 
Selvas

La selva se hace presente en el norte de Angola y en la región de Cabinda, una provincia rodeada por la República Democrática del Congo y la República de Congo. A la elevada temperatura característica del país se suma, en estas zonas, un importante nivel de humedad que permite el crecimiento de una exuberante vegetación. La selva costera ecuatorial atlántica, que se extiende a través de seis naciones, es uno de los tipos de selva presentes en Angola. El mosaico de selva y sabana del Congo meridional, el mosaico montano de selva y pradera de Angola y la selva seca del Zambeze también permiten disfrutar del entorno selvático.
 
Desiertos

El suroeste angoleño se destaca por sus áreas desérticas. El desierto del Namib está considerado como uno de los más antiguos del mundo, ya que se habría formado hace más de 65 millones de años. Esta región se caracteriza por su amplitud térmica y por la aparición de heladas durante el invierno. Al norte de Namib aparece el desierto de Kaoko. Allí viven elefantes, rinocerontes, jirafas, cebras, leones y zorros, sobre todo en las zonas que ofrecen mayor vegetación y condiciones ambientales más benévolas. La sabana arbolada de Namibia, por último, también se enmarca dentro de las áreas desérticas pese a que exhibe diversas especies de flora.
 
Playas

La costa angoleña presenta numerosos atractivos para el turista. Luanda, la capital nacional, se desarrolla en una bahía y ofrece, a pocos kilómetros del centro, playas que resultan ideales para bañarse y disfrutar de la arena. Ilhia es una de ellas. Quienes busquen tranquilidad pueden visitar la playa de Palmeirinhas, a 45 kilómetros de Luanda. En Benguela, existen playas rocosas con acantilados como Baia Azul, Kaota y Kaotinha. Al norte del país, sobresalen las playas de N´Zeto. La isla de Mussulo, famosa por sus aguas templadas y por ofrecer todo tipo de comodidades al visitante, es otro lugar imperdible para los turistas amantes de las playas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG