martes, 25 de junio de 2013

La producción de biocombustibles se quintuplicó en menos de una década según FAO

La producción de biocombustibles se quintuplicó en menos de una década, según un nuevo estudio dado a conocer este martes por un grupo de expertos sobre seguridad alimentaria y nutricional de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
El informe indica que en 2001 la producción era menor a 20.000 millones de litros y para el año 2011 ese rubro sobrepasó los 100.000 millones de litros.
Subraya que las políticas públicas han desempeñado un papel fundamental para aumentar la elaboración de esos combustibles y que los mercados modernos del producto emergieron en respuesta al aumento de los precios del petróleo en la década de 1970.
En esa época, los países que crearon un mercado en el sector fueron Brasil y Estados Unidos, el primero con las plantaciones de caña de azúcar y el segundo con las de maíz.
En la actualidad, más de 50 países han adoptado políticas en este campo, al punto que la combinación de las flotas de automóviles que usan etanol en China e India se acerca ahora a la de Estados Unidos.
El informe de la FAO apunta que la subida más pronunciada en los biocombustibles se produjo en 2007 y 2008, al mismo tiempo que un fuerte aumento de los productos básicos de alimentos.
Explica que cuando los cultivos son usados para biocombustibles el primer impacto directo es la disminución de la disponibilidad de alimentos lo que conduce a un aumento de precios, que afecta principalmente a las poblaciones pobres.
En ese sentido el informe recomienda a los gobiernos ajustar sus políticas en la materia para prevenir que la demanda de biocombustibles imponga una amenaza a la seguridad alimentaria.

Los biocombustibles son combustibles de origen biológico obtenido de manera renovable a partir de restos orgánicos. Estos restos orgánicos proceden habitualmente del azucar, trigo, maiz o semillas oleaginosas, según información de Biodisol.
Todos ellos reducen el volumen total de CO2 que se emite en la atmósfera, ya que lo absorben a medida que crecen y emiten prácticamente la misma cantidad que los combustibles convencionales cuando se queman, por lo que se produce un proceso de ciclo cerrado.
Los biocombustibles son a menudo mezclados con otros combustibles en pequeñas proporciones, 5 o 10%, proporcionando una reducción útil pero limitada de gases de efecto invernadero. En Europa y Estados Unidos, se ha implantado una legislación que exige a los proveedores mezclar biocombustibles hasta unos niveles determinados. Esta legislación ha sido copiada luego por muchos otros paises que creen que estos combustibles ayudarán al mejoramiento del planeta a través de la reducción de gases que producen el denominado ‘Efecto Invernadero’.

Fuente ONU

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG