viernes, 7 de junio de 2013

Las violentas lluvias que azotaron el occidente de Cuba dejaron registros históricos


Las violentas lluvias que azotaron al extremo occidental cubano en los últimos días dejan hasta hoy acumulados que sobrepasan los 421 milímetros en seis días, un 188 por ciento del promedio histórico para junio, registros valorados por expertos como significativos. Hasta este viernes los territorios donde ocurrieron las mayores precipitaciones fueron Guane cuyos pluviómetros marcaron 568 milímetros en igual espacio de tiempo, Sandino con 508 y Mantua con 500, declararon a Prensa Latina especialistas del Instituto de Recursos Hidráulicos.
Los embalses alcanzaron el 84 por ciento de su capacidad de llenado con un aumento de 31 por ciento del 1 al 7 de junio.
Asociados inicialmente a una vaguada y a altos valores de humedad en superficie, los aguaceros aumentaron por la influencia de una amplia zona de bajas presiones, convertida luego en la tormenta tropical Andrea, cuyas bandas de alimentación castigan aún a esta región junto a una hondonada que parte del sistema.
Lo más significativo durante estos días ha sido la persistencia y abundancia de las lluvias, comparadas con los efectos de algunos demoledores fenómenos atmosféricos, comentó el meteorólogo Juan Miguel Díaz, jefe del grupo provincial de pronósticos del tiempo.
Al referirse a algunos ejemplos mencionó al ciclón Alberto en 1982 y a su homónimo de 2006, así como dos hondonadas que castigaron a Pinar del Río en 1992 y en 2002.
Todas provocaron lluvias prolongadas y muy fuertes, explicó en diálogo con Prensa Latina.
El mal tiempo inundó kilómetros de carretera, dejó bajo agua centenares de viviendas, cultivos y casas de curar tabaco, incomunicó un grupo de comunidades, interrumpió el servicio ferroviario, causó más de 200 averías en el sistema eléctrico, entre otros estragos.
Hasta este mediodía el río Cuyaguateje, el más caudaloso del occidente del país, seguía desbordado.
Subió hasta los nueve metros, algo sólo visto durante el paso de la depresión tropical Alberto (1982), recuerdan habitantes de ese paraje.
Según criterios de los pobladores más antiguos, se necesitarán varios días sin llover para que el Cuyaguateje regrese a su cauce habitual.
La crecida tapó hogares, cortó el paso por carretera entre el asentamiento de Isabel Rubio y el poblado principal del municipio Guane, además de aislar a la localidad montañosa de La Güira.
San Juan y Martínez sufrió también las secuelas de las intensas precipitaciones, pues comunidades como Vivero y Río Seco fueron completamente evacuadas por el peligro de las riadas, aunque el descenso de las aguas permitió ya que regresaran sus moradores.
Preliminarmente se reportan daños en viviendas, en el servicio eléctrico y perjuicios en la zona costera de Boca de Galafre, causados por los arrastres de lagunas cercanas.
Junio es uno de los meses más lluviosos del año, la presencia de hondonadas, zonas de bajas presiones y ciclones resulta una situación muy típica de la época, insistió Pedro Enrique Montoro, especialista del Centro Meteorológico Provincial.
Pese a la frecuencia de los organismos tropicales, -unos 150 azotaron a Pinar del Río de 1900 a la fecha-, cada fenómeno impone situaciones nuevas y desata esfuerzos para proteger las vidas humanas y rehacer lo que la naturaleza destruye una y otra vez.

Fuente Prensa Latina

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG