domingo, 16 de junio de 2013

La ONU advierte que la sequía es una amenaza mundial

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, exhortó hoy a responder de manera colectiva a la amenaza mundial derivada de la sequía y la escasez de agua en el planeta. En un mensaje con motivo del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (17 de junio), el titular de la ONU advirtió sobre el creciente aumento de la tendencia de esos fenómenos en los últimos 25 años.
Y aseguró que las sequías afectarán a más zonas y serán más intensas y frecuentes debido al cambio climático.
Asimismo, subrayó que esas adversidades dañan los ecosistemas y aceleran la degradación del suelo y la desertificación, lo cual conlleva el empobrecimiento y el riesgo de conflictos locales por el control de los recursos hídricos y tierras productivas.
Ban Ki-moon convocó a priorizar la preparación para aumentar la resistencia frente al problema y a cumplir los acuerdos de una reunión de alto nivel sobre las políticas nacionales de respuesta a la sequía celebrada en Ginebra en marzo pasado.
Si cuidamos las tierras áridas podremos proteger los recursos hídricos esenciales, promover la seguridad nutricional y alimentaria y reducir la extrema pobreza, concluyó el responsable de la ONU.
De acuerdo con el organismo mundial, solo el 2,5 por ciento del agua del planeta es dulce y no toda se puede utilizar para los ecosistemas y los seres humanos.
El Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía fue establecido por la Asamblea General en 1994 con el propósito de fomentar la conciencia pública sobre ese tema y en torno a la Convención de la ONU en la materia.
Este año la fecha se conmemora bajo el lema No dejes que nuestro futuro se seque y exhorta a la responsabilidad colectiva en la preparación frente a la escasez de agua, la desertificación y la sequía.

La desertificación es una cuestión mundial, con graves consecuencias para la seguridad de los ecosistemas, la erradicación de la pobreza, la estabilidad socioeconómica y el desarrollo sostenible Disponible en inglés a nivel mundial. Comparadas con indicadores del bienestar humano y el desarrollo, que incluyen el producto nacional bruto per cápita, el acceso al agua apta para el consumo y el saneamiento apropiado, así como la mortalidad de lactantes, las personas que viven en tierras secas —aproximadamente el 90% de las cuales están en los países en desarrollo— se encuentran muy rezagadas respecto del resto del mundo.
Las personas pobres que viven en zonas de tierras secas tienen que hacer frente a múltiples problemas de pérdidas de ingresos, inseguridad alimentaria, deterioro de la salud, sistemas de tenencia de la tierra inseguros y derechos de acceso a los recursos naturales, y falta de acceso a los mercados. A menudo, las escasas oportunidades de subsistencia los obligan a migrar a zonas no afectadas por la desertificación en busca de una vida mejor.
La frecuencia e intensidad cada vez mayores de las sequías resultantes del cambio climático previsto podría exacerbar aún más la desertificación. A ese respecto, la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la desertificación en los países afectados por sequías grave o desertificación, en particular en África, ofrece una plataforma para la adaptación, la mitigación y la resiliencia.

Hechos y cifras

  • 2.600 millones de personas dependen directamente de la agricultura.
  • A nivel mundial, el 40% del total de los suelos es árido y está habitado por un tercio de la población.
  • Anualmente, a nivel mundial se pierden entre 20.000 y 50.000 kilómetros cuadrados de tierras, especialmente debido a la erosión del suelo.
  • En todo el continente africano, las tierras áridas que son vulnerables a la desertificación o afectadas por ésta ocupan prácticamente el 43% de la región.
  • Se ha previsto que para 2025 se perderán las dos terceras partes de las tierras cultivables en África.
  • Actualmente la degradación del suelo está provocando la pérdida de un promedio de más del 3% anual del producto interno bruto derivado de la agricultura en el África al sur del Sáhara.
  • Más de la mitad de las tierras de cultivo de África quedarán fuera de uso para el año 2050, y la región sólo alcanzaría a alimentar al 25% de su población en 2025.
  • Para 2030 solamente la escasez de agua en algunos lugares áridos y semiáridos puede desplazar hasta 700 millones de personas.

Fuente Prensa Latina y ONU

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG