jueves, 20 de junio de 2013

Fuertes lluvias y derrumbes en Nepal dejaron un saldo de 39 muertos y 18 desaparecidos

Aludes de tierra provocados por las fuertes lluvias monzónicas en Nepal la ultima semana, dejaron un saldo de al menos 39 muertos y 18 desaparecidos, informó hoy a Efe una fuente oficial.
Un portavoz del Centro Nacional de Operaciones de Emergencia precisó a la agencia de noticias Efe que todas las víctimas mortales se han producido en el oeste del territorio y la gran mayoría debido a deslizamientos de tierra.
Además, apuntó que las autoridades desconocen el número total de damnificados dado que la distribución de ayuda a los mismos comenzó este mismo jueves.
En el distrito de Darchula, en el oeste fronterizo con la India, el desbordamiento del río Mahakali ha provocado la caída de casi medio centenar de viviendas.
La víspera, las fuerzas de seguridad rescataron a unas cien personas con helicópteros en el distrito suroccidental de Kaitali.
Cada año se registran decenas de decesos con la llegada de la estación lluviosa en Nepal, que, según los expertos, este año se ha adelantado un par de semanas.
Una parte importante de la población nepalí vive en zonas montañosas sensibles a este tipo de catástrofes.

El monzón es un viento estacional que se produce por el desplazamiento del cinturón ecuatorial. En verano los vientos soplan de sur a norte, cargados de lluvias. En invierno, son vientos del interior que vienen secos y fríos. Especialmente en el océano Índico y el sur de Asia. El monzón del suroeste que arranca de la costa de Kerala, en la India, comienza generalmente en la primera quincena de junio.  

Se divide el ciclo del monzón en 4 estaciones: premonzón, monzón de verano, postmonzón y monzón de invierno.

  • La época del premonzón generalmente ocurre durante abril y mayo: se caracteriza por las altas temperaturas, alcanzando los 40 °C durante el día en la región de Tarai y en otras zonas bajas. Las colinas y montañas, sin embargo, permanecen frescas.
  • El monzón de verano, un flujo fuerte de aire húmedo del suroeste, sigue la estación de premonzón. Para la gran mayoría de los asiáticos del sur, incluyendo los nepaleses, el término monzón es sinónimo de la estación de verano lluviosa, que condiciona las vidas de miles de millones de agricultores en el subcontinente. Incluso aunque la llegada del monzón de verano puede variar más o menos un mes, en Nepal generalmente llega a principios de junio, precedido por unas tormentas y relámpagos violentos, y termina a mediados de septiembre, cuando empieza a retroceder. Los llanos y las zonas bajas del Himalaya reciben más o menos el 70% de las precipitaciones anuales durante el monzón de verano. La cantidad de lluvia del monzón de verano generalmente desciende desde el sureste al noroeste a medida que la cuña marítima de aire gradualmente se vuelve delgada y seca.
Aunque el éxito de la agricultura sea casi totalmente dependiente de la llegada oportuna del monzón de verano, periódicamente causa tales problemas como derrumbamientos; perdidas subsecuentes de vidas humanas, granjas y otras propiedades (por no mencionar la gran dificultad en el movimiento de bienes y gente); y fuertes inundaciones en las llanuras. Y a la inversa, cuando en el monzón de verano ocurren grandes destrozos, a menudo la sequía y el hambre severan.
  • La temporada del postmonzón comienza con una lenta retirada del monzón. Esta marcha atrás conduce a una desaparición casi completa del aire húmedo a mediados de octubre, así que introduce generalmente un tiempo fresco, limpio y seco, así como el periodo más relajado y jovial en Nepal. En este tiempo, la cosecha es completada y la gente está de un humor festivo. Los dos festivales más grandes e importantes Hindúes- Dashain y Tihar (Dipawali)- llegan durante este periodo, más o menos un mes aparte. La época de postmonzón acaba cuando llega diciembre.
  • Después del postmonzón, viene el monzón de invierno, un flujo fuerte de noroeste, el cual está marcado por precipitación cortas y ocasionales en las tierras bajas y llanas, y nevadas en las zonas de mayor altitud. La cantidad de precipitaciones, que es resultado de los vientos de tierra del noreste, varía considerablemente pero se incrementan marcadamente con la altitud. La segunda precipitación de invierno en forma de nevadas en el Himalaya es importante para generar un volumen suficiente de aguas derretidas, las cuales son casi imprescindibles para la irrigación en las laderas bajas y valles donde predomina la agricultura. La precipitación de invierno es también indispensable para el éxito de las cosechas de invierno, como el trigo, la cebada y numerosas verduras.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG