lunes, 1 de julio de 2013

Intensas y trágicas lluvias en China dejaron al menos 39 muertos

Foto: Agencia Xinhua
Las lluvias intensas que vienen castigando severamente a nueve regiones de China desde el pasado sábado, dejaron hasta el momento al menos 39 personas muertas y otras 13 permanecen desaparecidas según ha informado este lunes la agencia oficial de noticias china Xinhua.
El Ministerio de Asuntos Civiles ha informado de que al menos 18 personas han muerto y otras cuatro están desaparecidas en la región de Mongolia Interior, en el norte del país; mientras que cuatro personas han muerto y otras cuatro continúan desaparecidas en la provincia de Anhui en el este; y una persona ha muerto en Hubei, situada en el centro del país.
En la provincia de Sichuan, al menos nueve personas han muerto y cinco están desaparecidas. Las inundaciones y deslizamientos de tierra han afectado a más de dos millones de personas de 34 municipios de esta región y 119.500 personas han sido evacuadas. Además, las lluvias han destruido más de 5.600 casas y han dañado otras 10.000.
"El agua ha subido tan rápido hasta el segundo piso que temo que muchas personas de edad avanzada no sean capaces de escapar de sus casas", ha relatado a la agencia de noticias un hombre que huyó de su vivienda en la aldea de Meijia. "Ví como la corriente de agua se llevaba a un hombre anciano", ha afirmado.
En la ciudad de Chongqing, 104.000 personas han sido evacuadas y el Ministerio cifra en 876.000 a los afectados por las lluvias. Por su parte, el Gobierno local ha distribuido 10 millones de yuanes (alrededor de 1,25 millones de euros) en fondos de ayuda para emergencias.
El Centro Nacional de Meteorología chino ha emitido una alerta azul para tormentas este lunes, ante la previsión de que las fuertes lluvias continuarán en el norte y suroeste del país durante los próximos tres días.

El clima de China es muy variado, subtropical (a veces llamado -clima chino-) en el sur (de la isla de Hainan en Shanghái) hasta el subártico en el norte (provincia de Heilongjiang), y marcado por el monzón. Es el monzón el responsable de una gran parte de la lluvia recibida por las diferentes regiones del país. La distribución de la población de China está relacionada con las zonas climáticas.
Si la diferencia de temperatura entre el norte y el sur es muy elevada en invierno, es mucho menor en verano. Así pues, la máxima media en enero es inferior a 0 ° en el norte de Heilongjiang y la temperatura puede bajar hasta - 30 °C. Las medias del mes de julio superan los 20 °C. En comparación, la media de enero es superior a 10 °C en el centro y en el sur de Cantón llegan a 28 °C en julio. La costa sudeste está muy expuesta a riesgo de tifones entre mayo y noviembre. Estas tormentas tropicales provocan cada año importantes desastres causados por violentos vientos y por inundaciones.
Las variaciones regionales de las precipitaciones son más importantes que las de las temperaturas. Al sur de las montañas Qinling, las precipitaciones son abundantes, especialmente durante el monzón de verano. El nordeste, sin embargo, es mucho más seco debido a la presencia de un anticiclón en el invierno. En el centro-norte, el desierto de Gobi está considerado un desierto frío y sometido a tormentas de arena. Al noroeste, el desierto de Taklamakán es un desierto donde la agricultura es posible solamente en los oasis. Al suroeste, las tierras altas del Tíbet también son bastantes secas, debido a la barrera del Himalaya que bloquea el aire húmedo procedente del sur.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG