viernes, 19 de julio de 2013

Ola de calor en Canadá, ya son 2 los muertos

Autoridades sanitarias de Quebec, la provincia más grande de Canadá, reportaron hoy dos decesos asociados con la ola de calor que sacude el este del país desde principios de esta semana.
"El primero de los decesos ocurrió el martes y el otro se registró ayer a las 11:00 hora local. Se cree que estas muertes están vinculadas al fuerte calor de los últimos días", precisó la encargada de comunicaciones de la agencia de Salud de Montreal, Lise Chabot.
La funcionaria agregó que hasta el momento no detectaron ningún otro caso, pero su entidad supervisa la población más vulnerable de la provincia y ubicarán a los ancianos y discapacitados en centros de cuidados público con aire acondicionado mientras persistan las altas temperaturas, según ha informado La Agencia Prensa Latina.
El gobierno quebequense decretó la fase de alerta por el calor excesivo desde principios de semana y advirtió a los ciudadanos sobre los efectos graves en la salud como la deshidratación, mareos, malestares, calambres, dificultad para respirar, pérdida del conocimiento, fatigas, dolores de pecho o inflamación de las piernas.
Los termómetros marcaron hasta 35 grados en los últimos días, pero con una sensación de 45 grados.
Ciudades como Montreal extendieron los horarios de las instalaciones con piscinas para que el público pueda refrescarse, ante pronósticos meteorológicos de temperaturas más elevadas en los próximos días.
La ola de calor golpea gran parte del sur de Quebec y también de Ontario, pero esta última provincia no reporta víctimas ni afectados por el fenómeno climatológico.

Una ola de calor es un periodo prolongado, excesivamente cálido, que puede ser también excesivamente húmedo, aunque ello suele ser muy raro, ya que el propio calor atmosférico hace que el agua se evapore y se condense formando nubes, con lo que disminuye el calor atmosférico al ser en parte absorbido por esas nubes. Precisamente, la zona ecuatorial no presenta las temperaturas más cálidas del planeta por su mayor nubosidad, que mantiene la temperatura sin grandes extremos. El término depende de la temperatura considerada "normal" en la zona, así que una misma temperatura que en un clima cálido se considera normal puede considerarse una ola de calor en una zona con un clima más atemperado.
Es muy importante destacar que ante una temperatura tan elevada como la que se vive en una ola de calor (generalmente por encima de los 35 grados) hace que el organismo pierda líquidos y sales minerales rápidamente, lo que puede provocar un golpe de calor, cuyos síntomas son: desmayos, dolores intensos de cabeza, mareos acompañados de náuseas, sueño e incluso convulsiones.
Procura andar por la sombra, y si vas a parar a descansar hazlo también en una zona que esté al resguardo del sol. Ten en cuenta que las exposiciones prolongadas al mismo son la principal causa de insolación. No olvides llevar siempre contigo una botella de agua para mantenerte bien hidratado.
Durante las horas de calor, cierra las puertas y las ventanas de tu casa y enciende el aire acondicionado o el ventilador. Cuando caiga la noche apaga el aire o el ventilador y abre las ventanas, así conseguirás refrescarte ahorrando energía al mismo tiempo. En el coche nunca dejes a nadie en un vehículo estacionado y con las ventanillas cerradas, especialmente a niños o ancianos.
Evita hacer deporte al aire libre en las horas de más calor, que suelen ser las del medio día y las de la tarde. Escoge en su lugar las horas de la mañana o las del ocaso del día. Si no tienes más remedio que entrenarte en las horas de más calor, asegúrate de llevar agua contigo para mantenerte hidratado y procura, en la medida de lo posible, ejercitarte en un lugar que esté a la sombra y que esté cerca de algún estanque o fuente, ya que el agua refrescará mucho el ambiente. Considera la opción de hacer deporte en interior, como por ejemplo en un gimnasio.
Usa prendas de verano: bermudas, camisetas, faldas, chanclas, etc; te ayudarán a mantenerte ‘fresquito’. Evita a toda costa las pesadas prendas de lana, tela vaquera y de pana. En su lugar utiliza prendas que estén hechas de tejidos más finos y ligeros como el nylon o el algodón, tejidos, además, que permiten una mayor transpiración. Así mismo, es aconsejable que no utilices prendas en colores oscuros, ya que éstos absorven al calor.
No olvides proteger tu piel y utiliza loción solar. Ésta no sólo contribuirá a que no sufras quemaduras sino que además te ayudará a soportar mejor las altas temperaturas y a evitar sufrir un golpe de calor.
Toma alimentos que sean ricos en líquidos y en sales minerales y que sean fáciles de digerir, como por ejemplo frutas y hortalizas. Así mismo, deberás evitar cualquier tipo de comida copiosa que lleve aparejada una digestión lenta y pesada. No olvides que tu mayor aliado para combatir el calor es el agua, por lo que deberás beber, por lo menos, dos litros de agua al día. No abuses de bebidas que contengan cafeína o grandes cantidades de azúcar y evita el alcohol.

Qué hacer ante un caso de golpe de calor

  •  Si te estas en un ambiente soleado y comienzas a sentirte acalorado y agotado, busca resguardarte en un lugar sombreado y fresco e incluso aflójate un poco la ropa.

  • Recuéstese en el piso elevando un poco la cabeza, levanta tus pies y respira tranquilamente.
  • Cuando te hallas recuperado, incorporate lentamente, quédate sentado por unos minutos y posteriormente levántate con apoyo.
  • No te automediques.

    Primeros auxilios ante un caso de Golpe de Calor

  •  Trasladar al afectado a la sombra, en lo posible a un lugar fresco y tranquilo.
  • Acostar a la persona y que mantenga las piernas levantadas, para que la circulación sanguínea se distribuya de manera uniforme.
  • Intentar refrescarlo ya sea con un baño de agua templada, envolver el cuerpo con sábanas húmedas, mojarle la ropa, aplicarle hielo en la cabeza, axilas o ingles o en su defecto compresas con agua fría hasta que la temperatura haya descendido por debajo de los 38 grados centígrados.
  • El masaje de la piel debe de usarse en conjunto con los procesos de enfriamiento, ya que estimula el retorno de la sangre "enfriada" al cerebro y a las vísceras.
  • Darle a beber agua fresca o un poco salada (1 cucharada de sal por litro de agua).
  • Una vez que se halla estabilizado, colocarlo en posición lateral de seguridad en un lugar aireado hasta la llegada del médico o acudir al centro de salud más cercano.
  • Si es necesario, reanimarlo mediante masaje cardíaco y respiración artificial.
  • Si la persona esta desmayada, no intentes darles bebidas, ya que puedes ahogarla
  • No hay comentarios :

    Publicar un comentario en la entrada

    MAS NOTICIAS EN EL BLOG