domingo, 4 de agosto de 2013

El dengue sigue castigando gravemente a toda Centroamérica

El dengue sigue castigando gravemente a Centroamérica, en donde en lo que va de año ha causado 30 muertos y más de 40.000 afectados, mientras las autoridades intentan detener el avance de la enfermedad con campañas institucionales y hasta un juego de video.
La estadística oficial de fallecidos en la región la encabeza Honduras, con 16; seguido por Guatemala (6), Nicaragua (4), Costa Rica (3) y El Salvador (1), mientras que Panamá no reporta víctimas.
En Honduras se ejecutó la semana pasada la última jornada de una campaña de tres días para erradicar las larvas del zancudo transmisor del dengue, que ha afectado a más de 12.000 personas con el tipo clásico y a más de 1.500 con el grave o hemorrágico, de acuerdo a la información oficial.
El brote de la enfermedad ha sido muy fuerte en ese país, si se compara la cifra de 15 muertes en lo que va de año con tan solo dos en todo 2012.
En Guatemala, las autoridades han reportado 3.691 casos de dengue clásico y han declarado el alerta en el departamento de Jutiapa, fronterizo con El Salvador, debido a un "inusitado" incremento de los casos.
Las autoridades de Nicaragua han informado de 1.660 casos de dengue y aplican varias campañas institucionales, entre ellas una que incluye visita de funcionarios casa por casa para crear conciencia sobre la necesidad de eliminar los criaderos de mosquitos.
En Costa Rica las autoridades de salud contabilizan en lo que va de año unos 17.000 casos, la mayoría en la costa del Pacífico, lo que supone cerca de un 300% más que en el mismo período de 2012.
Los ministerios de Salud y Educación llevan a cabo la campaña "Costa Rica es pura vida sin el mosquito transmisor del dengue", y el primero creó además un video juego en la dirección http://pueblopitanga.herokuapp.com/, con el que se aprende a identificar los criaderos del mosquito y a cómo eliminarlos.
Al menos 3.774 casos de dengue han sido confirmados en El Salvador en lo que va de este año, 249 (7 %) más que durante el mismo período de 2012, y la única fallecida ha sido una bebé de 10 meses.


El dengue es una enfermedad infecciosa transmitida por mosquitos que se presenta en todas las regiones tropicales y subtropicales del planeta. En años recientes, la transmisión ha aumentado de manera predominante en zonas urbanas y semiurbanas y se ha convertido en un importante problema de salud pública.
El dengue grave (conocido anteriormente como dengue hemorrágico) fue identificado por vez primera en los años cincuenta del siglo pasado durante una epidemia de la enfermedad en Filipinas y Tailandia. Hoy en día, afecta a la mayor parte de los países de Asia y América Latina y se ha convertido en una de las causas principales de hospitalización y muerte en los niños de dichas regiones.
Se conocen cuatro serotipos distintos, pero estrechamente emparentados, del virus: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4. Cuando una persona se recupera de la infección adquiere inmunidad de por vida contra el serotipo en particular. Sin embargo, la inmunidad cruzada a los otros serotipos es parcial y temporal. Las infecciones posteriores causadas por otros serotipos aumentan el riesgo de padecer el dengue grave.

Transmisión

El vector principal del dengue es el mosquito Aedes aegypti. El virus se transmite a los seres humanos por la picadura de mosquitos hembra infectadas. Tras un periodo de incubación del virus que dura entre 4 y 10 días, un mosquito infectado puede transmitir el agente patógeno durante toda la vida.
Las personas infectadas son los portadores y multiplicadores principales del virus, y los mosquitos se infectan al picarlas. Tras la aparición de los primeros síntomas, las personas infectadas con el virus pueden transmitir la infección (durante 4 o 5 días; 12 días como máximo) a los mosquitos Aedes.
El mosquito Aedes aegypti vive en hábitats urbanos y se reproduce principalmente en recipientes artificiales. A diferencia de otros mosquitos, este se alimenta durante el día; los periodos en que se intensifican las picaduras son el principio de la mañana y el atardecer, antes de que oscurezca. En cada periodo de alimentación, el mosquito hembra pica a muchas personas.

Aedes albopictus, vector secundario del dengue en Asia, se ha propagado al Canadá, los Estados Unidos y Europa debido al comercio internacional de neumáticos usados (que proporcionan criaderos al mosquito) y el movimiento de mercancías (por ejemplo, el bambú de la suerte). Ae. albopictus tiene una gran capacidad de adaptación y gracias a ello puede sobrevivir en las temperaturas más frías de Europa. Su tolerancia a las temperaturas bajo cero, su capacidad de hibernación y su habilidad para guarecerse en microhábitats son factores que propician su propagación.

Prevención y Control

Hoy por hoy, el único método para controlar o prevenir la transmisión del virus del dengue consiste en luchar contra los mosquitos vectores:
  • Evitar que los mosquitos encuentren lugares donde depositar sus huevecillos aplicando el ordenamiento y la modificación del medio ambiente.
  • Eliminar correctamente los desechos sólidos y los posibles hábitats artificiales.
  • Cubrir, vaciar y limpiar cada semana los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico.
  • Aplicar insecticidas adecuados a los recipientes en que se almacena agua a la intemperie.
  • Utilizar protección personal en el hogar, como mosquiteros en las ventanas, usar ropa de manga larga, materiales tratados con insecticidas, espirales y vaporizadores.
  • Mejorar la participación y movilización comunitarias para lograr el control constante del vector.
  • Durante los brotes epidémicos, las medidas de lucha antivectorial de emergencia pueden incluir la aplicación de insecticidas mediante el rociamiento.
  • Se debe vigilar activamente los vectores para determinar la eficacia de las medidas de control.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG