viernes, 30 de agosto de 2013

Se mantiene la emergencia por las inundaciones en el Lejano Oriente ruso

Las aguas del río Amur, en el Lejano Oriente ruso, rondan los 770 centímetros -170 por encima de su nivel crítico- cerca de la localidad de Javarovsk, y miles de personas permanecen evacuadas, entre ellas 370 niños. Fuentes del Ministerio de Situaciones de Emergencia indicaron que en las últimas 24 horas el nivel de las aguas creció hasta colocarse sólo a 14 centímetros de los 770.
Las predicciones de la autoridad hidrometeorológica de Rusia señalan que de continuar el ritmo de la creciente, el nivel de las aguas rebasará los 180 centímetros cerca de Javarovsk en las próximas 24 horas.
En previsión, en la localidad continúan los trabajos de construcción y consolidación de diques protectores, mientras que el agua es bombeada de varias áreas inundadas.
La víspera, el presidente ruso, Vladimir Putin, evaluó las afectaciones humanas y materiales durante un recorrido por las zonas anegadas, donde unas 11 mil viviendas y 570 objetivos sociales están bajo el agua.
Putin sobrevoló en helicóptero la región de Blagoveschen, en el Amur, junto a las autoridades regionales y miembros de la comisión gubernamental, creada este verano para prestar asistencia a los damnificados y mitigar las consecuencias de las riadas.
Solo en el territorio mencionado se contabilizan más de mil 200 viviendas anegadas y cientos de terrenos dañados, según un reportaje del canal federal Rossia 24.
Las inundaciones, provocadas por las intensas lluvias, afectan desde finales de julio los territorios del Amur, Jabarovsk y la Autonomía Hebrea, en lo fundamental, con un área que abarca 190 poblados y 9 mil 500 hogares.
Durante una reunión dedicada al tema energético Putin reclamó esta semana a las autoridades correspondientes y organismos implicados reconstruir en breve plazo la infraestructura dañada por el fenómeno natural.
En un análisis de la situación, el mandatario criticó a los responsables de los daños ocasionados a la población y a la economía regional, y exigió la ejecución sin dilación de un plan de medidas para situaciones de contingencia.
Se calcula que las pérdidas económicas por el desastre climatológico en el Lejano Oriente podrían ascender a los 30 mil millones de rublos, unos mil millones de dólares.
Más de 70 puentes y poco más de mil 200 kilómetros de carreteras deben reconstruirse, según estimados preliminares.

Fuente Prensa Latina

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG