lunes, 26 de agosto de 2013

Telescopio Spitzer de la NASA cumple su primera década en órbita


El telescopio Spitzer de la agencia espacial estadounidense (NASA), responsable de exploraciones sin precedentes en cometas, estrellas y galaxias, cumplió ya su primera década en órbita. La misión nombrada en honor a Lyman Spitzer (1914-1997), padre de los telescopios espaciales, ha hecho múltiples descubrimientos desde que fuera lanzada hace 10 años en un cohete Delta II desde Cabo Cañaveral, Florida.
Entre sus hitos destaca el hallazgo de unas esferas de carbono en el espacio, las llamadas "buckyballs", y la exploración del cometa Tempel 1, cuya composición reveló indicios sobre los cuerpos exteriores al sistema solar.
Los sistemas infrarrojos del Spitzer permitieron ver el anillo más grande de Saturno, formado por una banda tenue de hielo y partículas de polvo casi indetectable con luz visible.
Fuera del Sistema Solar, este telescopio hizo un censo completo de la formación de estrellas en las nubes cercanas y mejoró el mapa de la estructura espiral del brazo de la Vía Láctea.
Además, fue el primer telescopio en detectar la luz de un planeta de fuera de nuestro Sistema Solar.
Michael Werner, encargado del proyecto, siempre supo que Spitzer funcionaría, pero nunca imaginó que sería tan productivo, interesante y de larga vida.
En 2009, Spitzer agotó el refrigerante necesario para enfriar sus instrumentos de mayor longitud de onda, pero actualmente estudia un asteroide cercano a la Tierra para la futura misión de la NASA de capturar una de esas rocas espaciales.

El Telescopio Espacial Spitzer es un observatorio espacial infrarrojo, el cuarto y último de los Grandes Observatorios de la NASA. Otros telescopios espaciales en el infrarrojo que han precedido al Spitzer fueron los telescopios IRAS e ISO.
Fue lanzado el 25 de agosto de 2003 desde el Centro Espacial Kennedy usando como vehículo un Delta II. Mantiene una órbita heliocéntrica similar a la de la Tierra, pero que lo aleja de nuestro planeta a razón de unos 15 millones de kilómetros por año. Spitzer va equipado con un telescopio reflector de 85 cm de diámetro. La vida útil del telescopio Spitzer viene limitada, como en otros telescopios infrarrojos espaciales, por la tasa de evaporación del helio líquido que se utiliza como refrigerante. Inicialmente se esperaba que el helio durase un mínimo de 2,5 años y un máximo de 5. El helio líquido se agotó el 15 de mayo de 2009, lo que supone una duración de más de 5,5 años. Actualmente (agosto de 2009) Spitzer sigue operando en una misión extendida, la Spitzer Warm Mission, en la que el telescopio se enfría pasivamente, sin necesidad de refrigerante, hasta -246 grados Celsius.
El coste total de la misión se ha estimado en 670 millones de dólares. Entre los retos tecnológicos de esta misión se encontraba la realización del espejo principal de Berilio.

Fuente Prensa Latina y Wikipedia

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

MAS NOTICIAS EN EL BLOG